miércoles. 17.08.2022
Infraestructuras

Alivio vecinal e industrial tras la apertura del viaducto de la Barosa

Después de diez meses los obreros de la pizarra pueden llegar a Puente y Benuza sin rodeos
                      Vista del viaducto sobre la curva de la Barosa, en la N-120. DL
Vista del viaducto sobre la curva de la Barosa, en la N-120. DL

En agosto del año pasado, un camión cargado con un dúmper de gran tonelaje se llevaba por delante las vigas del puente del viaducto de la Nacional 120 en la curva de la Barosa (Carucedo). Desde entonces —después de más de 10 meses y hasta que finalmente la semana pasada quedó abierto al tráfico rodado— el corte parcial o total de este enlace viario con la carretera Nacional 536, que lleva a Las Médulas y al valle bajo del río Cabrera (Puente de Domingo Flórez y Benuza) ha ocasionado importantes reveses a vecinos e industrias de la zona.

Finalmente llegó el alivio para cientos de trabajadores del sector de la pizarra, que van todos los días desde diferentes puntos del Bierzo a las canteras de San Pedro de Trones, Benuza, Sigüeya o Silván. Pizarreros y alcaldes consultados consideran que, de nuevo se ha vuelto a poner de manifiesto la necesidad de arbitrar medidas que palíen el embudo que pueda ocasionar un nuevo percance imprevisto en la zona de los túneles de la Barosa, zona limítrofe de la provincia de León y comunidad autónoma de Castilla y León con Orense y Galicia. De hecho, los vecinos recuerdan ya los problemas existentes cuando fue necesario cortar el túnel de la N-120 y desviar el tráfico rodado por la zona de Puente de Domingo Flórez. El planteamiento que hacen es que, si llega a coincidir otro percance en la N-536 con el bloqueo de la N-120 (que se ha repetido), el casos sería mayúsculo y dejaría bloqueada esta entrada y salida de Galicia.

La apertura del viaducto de la curva de La Barosa ha vuelto a dar normalidad al tráfico rodado y también pesado, que había sido cortado en este punto totalmente desde hacía semanas para asfaltar la raqueta de enlace del puente y sus adyacentes.

El asunto llegó incluso a causar malestar vecinal y de los usuarios, dado que veían cómo la zona estaba asfaltada y no acaban de abrir el paso hasta finales de esta semana pasada. Hasta un representante de la patronal berciana mostró públicamente en sus redes sociales el malestar, aludiendo en tono irónico si sería necesario que esperaran a que llegase «un político» a inaugurar esta obra. Como es sabido, finalmente no fue necesario.

Lo que sí siguen esperando y de lo que desde la Administración central no dan ni un solo dato nuevo es de la construcción de la autovía de Ponferrada a Orense. Lo mismo que del enlace del vial pizarrero en Valdeorras.

Alivio vecinal e industrial tras la apertura del viaducto de la Barosa