viernes. 01.07.2022

Desde que saltaron las alarmas por el derrumbe en el viaducto del Castro, todos los informes sobre esta imponente infraestructura están sobre la mesa de los responsables del Ministerio de Transportes en Madrid.

Desde cómo se ejecutó hace dos décadas a los controles de seguridad de las empresas que han llevado su supervisión periódica desde entonces, y que en su día detectaron los problemas por corrosión en los cables que sujetan los diferentes tableros que conforman el viaducto. También si en algún momento han sido subcontratados y quién ha elaborado los informes, según explican fuentes de toda solvencia.

A raíz del derumbe de un viaducto en Génova, en Italia, en 2018, que causó 43 muertos, el Ministerio de Transportes inició una revisión de todos los puentes y viaductos de la Red de Carreteras del Estado. Fue lo que llevó a cerrar hace un año el viaducto del Castro para cambiar los cables que tensan toda la estructura y que han supuesto hasta ahora un coste de 25 millones de euros en dos partidas de 11 y 14 millones que se han tramitado por vía de urgencia en el Consejo de Ministros. De momento, nadie sabe lo que costará su reparación tras el derrumbe.

Análisis de toda la documentación: desde la obra a las revisiones anuales