lunes 21.10.2019
TRIBUNALES

Dos años más de cárcel al berciano conocido como el mayor ciberestafador

La Audiencia considera probado que intentó pagar en León con billetes falsos de 50 y 20 euros
Dos años más de cárcel al berciano conocido como el mayor ciberestafador

Jordi, el berciano conocido por la Guardia Civil como el mayor ciberdelincuente de España, suma una nueva condena de dos años de cárcel, esta vez de la Audiencia Provincial de León, como responsable de un delito de falsificación de moneda. Además, se le condena por una falta continuada de estafa.


Los hechos por los que ha sido juzgado por la Audiencia de León se remontan a los meses de julio y agosto de 2014, en los que el acusado utilizó billetes de 50 y 20 euros para realizar compras en distintos establecimientos comerciales de León capital.

 

La sentencia dictada por la Audiencia, a la que ha tenido acceso este periódico, considera probado que Jordi Arias Fernández es autor de un delito de falsificación de moneda en concurso medial con una falta continuada de estafa y el atenuante de reparación del daño.

 

Por el delito de falsificación de moneda la pena es de 2 años de prisión, e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena, y multa de 37.5 euros con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago de 1 día, pudiendo acordarse previa solicitud y conformidad del penado que se cumpla mediante trabajos en beneficio de la comunidad.

 

Por la falta continuada de estafa se le impone una multa durante 1 mes y 16 días con una cuota diaria de 2 euros, y responsabilidad personal subsidiaria de 23 días de privación de libertad, que podrá cumplirse mediante localización permanente, pudiendo también autorizarse previa solicitud y conformidad de los penados que se cumpla mediante trabajos en beneficio de la comunidad.

 

En la misma sentencia se acuerda absolver a otro acusado de los mismos delitos que le imputaba el Ministerio Fiscal al no acreditarse ninguna relación con los hechos.

 

La defensa del acusado absuelto había sido asumida por el despacho de abogados Celemín Camacho de León, quienes han declinado realizar declaraciones a este periódico al entender que el asunto está aún sub judice, dado que la sentencia dictada aún no es firme al caber contra la misma Recurso de Casación ante el Tribunal Supremo.

 

Jordi A. tiene hasta 25 juicios pendientes por toda España; el pasado mes de julio fue juzgado en Ponferrada por cargar gastos de una tarjeta a una amiga.

 

Nacido en Ponferrada, su detención por la Guardia Civil, el pasado mes de julio, se conoció como operación Lupin.

 

Los investigadores constataron que los ingresos de esta persona ascendían en ocasiones a 300.000 euros en un solo mes, utilizando para ello un grupo criminal que tenía a sus órdenes y a los que pagaba un sueldo por su trabajo.

Dos años más de cárcel al berciano conocido como el mayor ciberestafador