jueves 04.06.2020

Los apicultores librarán en solitario la lucha contra el avispón en zonas rústicas

La Asociación de Apicultores de León acusa a la Junta de centrarse sólo en las interurbanas.
Los apicultores librarán en solitario la lucha contra el avispón en zonas rústicas

j. c. f. | Ponferrada

«De detectarse algún nido en zona de las calificadas rústicas deberá ser el propio apicultor el que se encargue de retirar el nido. Y tú imagínate la situación, con los medios que podemos tener, para acceder a esos nidos, que por lo general se suelen colocar a unos ocho metros de altura». Esta reflexión la realiza el presidente de la Asociación de Apicultores de León, Javier Morán, al arrancar la campaña de vigilancia para detectar la posible entrada en la comarca del Bierzo de la principal amenaza de las abejas en el territorio nacional: el avispón asiático —vespa velutina—.

«La Junta se encargará de cubrir las zonas que se podrían calificar como interubanas, mientras que en las urbanas, esta labor es competencia de los propios ayuntamientos», señala Morán quien lamenta que la mayor parte de la superficie sean los propios apicultores, los que en principio contarían con menos recursos para librar esta batalla, los que se encarguen de cubrirla.

«Esperemos que, como en la campaña anterior, en ésta también nos libremos y al final de la misma no se haya localizado ningún ejemplar del avispón en el Bierzo», se muestra confiado Morán. Para detectar su llegada, ya se ha distribuido por distintos puntos de la geografía comarcal las trampas «que lo único que hacen es detectar la presencia del insecto, y luego activar el protocolo de actuación que ha definido la Junta de Castilla y León».

Según los datos facilitados por el presidente de la Asociación de Apicultores de León, en esta campaña se han desplegado un total de quince trampas de la Junta, mientras que los propios apicultores asociados en este colectivo han hecho que esta cifra se sitúe por encima del centenar.

Según apunta Morán, en estos momentos, estaríamos adentrándonos en el periodo crítico en el avance de este insecto invasor. Un periodo que se prolongaría hasta finales de mayo, que es «cuando las reinas tienen más movilidad».

Continúa el robo de colmenas

Mientras se confía en ‘librase’ un año más de la amenaza de la llegada de la ‘vespa velutina’, los apicultores sí están teniendo que hacer frente a otra amenaza, en este caso ya real, para el sector. Un contratiempo que no es otro que el robo de colmenas a los productores de miel de la comarca del Bierzo. «Los robos continúan, y esta misma semana se ha registrado otra sustracción a un apicultor de Torre del Bierzo al que le han robado una veintena de colmenas», denuncia Morán. Unos robos, que más allá de la comercialización fuera de las fronteras comarcales, en la mayoría de los casos se destinarían a una ‘nueva vida’ dentro del propio territorio berciano «por gente que quiere empezar en esto y ahí encuentran una solución fácil».

Los apicultores librarán en solitario la lucha contra el avispón en zonas rústicas