jueves 26/11/20
Incendios forestales

Asfole buscará reabrir por tercera vez la investigación del fuego de la Tebaida

La Asociación Forestal de León recurrirá el nuevo sobreseimiento provisional del caso
Un helicóptero contra incendios despega en la zona del incendio en abril de 2017. ANA F. BARREDO
Un helicóptero contra incendios despega en la zona del incendio en abril de 2017. ANA F. BARREDO

No tiran la toalla. La Asociación Forestal de León (Asfole), que agrupa a los propietarios de superficies arboladas de la provincia y muy activa en la lucha judicial contra la impunidad de los incendios en el monte, ya ha dado instrucciones a su representación legal para que recurra el nuevo sobreseimiento provisional del caso. Asfole tratará de reabrir la investigación por tercera vez en tres años porque entiende que las pruebas contra el ganadero de Bouzas que ha estado dos meses encausado por el juzgado instructor «no son conjeturas, sino indicios contrastados», según fuentes de la representación legal, que ejerce de forma voluntaria.

A la espera de concretar el recurso contra el sobreseimiento provisional decretado por el Juzgado número ocho de Ponferrada y que anula el auto anterior del mismo juez en el que encausaba al ganadero, la representación de Asfole ha defendido la labor de los agentes de la policía científica que determinó que la regeneración de los pastos estaba detrás del origen del incendio que abril de 2017 calcinó mil trescientas hectáreas y que tuvo como efecto colateral, insiste Asfole, corrimientos de tierra todavía sin solventar de forma definitiva en la carretera de Peñalba de Santiago.

Indicios contrastables
«No son conjeturas, sino indicios contrastables» argumenta Asfole para que se reabra el caso

Aunque en un primer momento el juez sustituto que lleva el caso consideró que los supuestos indicios en contra del ganadero eran suficiente como para encausarle y continuar el procedimiento penal, el Ministerio Fiscal sorprendió a las partes personadas en la causa recurriendo el auto del juez por entender que los indicios eran «débiles» y más que a señalar al ganadero venían a exculparle. El ganadero sería el principal perjudicado por el fuego porque se arriesgaría a ser sancionado por la Junta de Castilla y león si sus vacas pastaban por descuido en zona quemada y tampoco tendría necesidad de regenerar pastos porque le sobraría monte donde llevar su rebaño, resumía el fiscal, además de cuestionar que pudiera determinarse la presencia del ganadero en la zona, argumentos que el juez dio por válidos para cambiar de posición. La defensa del ganadero también sembró dudas especialmente sobre senderistas o cazadores como posibles autores. La defensa del ganadero, que en su momento optó por su derecho a no declarar en la causa, lamentaba además la «pena del banquillo» que habría sufrido el entonces encausado con el auto del juez del 20 de abril y después de tres años de instrucción judicial que no habían servido para encontrar pruebas incriminatorias directas

Por el contrario, Asfole insiste en que en los casos de incendios, donde tan difícil es contar con pruebas directas, la concatenación de indicios es suficiente para ir a juicio. Y resultaría es significativo que el fuego comenzara en el entorno del abrevadero del ganado y que no se hayan vuelto a producir incendios desde el inicio de la investigación judicial, cuando en los últimos años se declaraban cada primavera.

La representación de Asfole, que estos días ha recibido llamadas de pedáneos de distintos lugares de la provincia, desconcertados por el nuevo giro del caso, entiende que «se pueden utilizar retardantes entre la moñiga del ganado que no dejan huella y que provocan el fuego hasta 12 y 14 horas después de colocados».

Asfole buscará reabrir por tercera vez la investigación del fuego de la Tebaida
Comentarios