domingo 9/8/20
Nuevo centro

Aspaym convierte Camponaraya en adalid de integración en el área rural

La consejera de Familia inauguró el centro Fisiomer de fisioterapia y atención en el medio rural
La consejera de Familia, el alcalde de Camponaraya y la directora de Aspaym, en el centro. L. DE LA MATA
La consejera de Familia, el alcalde de Camponaraya y la directora de Aspaym, en el centro. L. DE LA MATA

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades de Castilla y León, Isabel Blanco, inauguró ayer el nuevo centro Fisiomer que Aspaym Castilla y León acaba de poner en marcha en Camponaraya para acercar los servicios de fisioterapia a los vecinos del medio rural. Unas instalaciones que son también la sede de Aspaym en el Bierzo, desde donde se gestionarán los programas de itinerarios personalizados de inserción sociolaboral para personas con discapacidad y se ofrecerá asesoramiento sobre accesibilidad urbana y digital. El nuevo centro empezó a funcionar el día 1 de este mes con cuatro profesionales, pero tiene vocación de crecimiento y está pensado para dar servicio no solo a los vecinos de Camponaraya, sino a los de toda la zona, según explicó la directora general de Aspaym Castilla y León, Anabel Pérez.

Con el de Camponaraya son ya cinco los Fisiomer implantados en la Comunidad. El del Bierzo se suma a los ya existentes en Sahagún (León), Paredes de Nava (Palencia), Matapozuelos (Valladolid) y Villadiego (Burgos). En todos ellos se tratan de forma personalizada diferentes patologías, como lesiones medulares, ictus, esclerosis múltiple, fracturas, pinzamientos vertebrales, artritis o artrosis. Su implantación en Camponaraya acercará todas las terapias a la población rural y permitirá mejorar su calidad de vida. La directora de Aspaym tampoco quiso pasar por alto la generación de empleo, ya que todos los puestos de trabajo que se crean son locales y también destinados a personas con discapacidad.

Las funciones

Las nuevas instalaciones ofrecen fisioterapia y asesoramiento y apoyo a colectivos vulnerables

Precisamente, favorecer la generación de empleo y asentar la población en el medio rural fueron dos atributos subrayados por la consejera de Familia durante la inauguración del nuevo centro, a los que sumó también las alternativas de envejecimiento activo que abre para la población de mayor edad y la posibilidad de establecer un «red social» que permita «detectar los casos de especial vulnerabilidad en el mundo rural». Y es que además de un fin terapéutico, este tipo de centros de Aspaym tienen también un fin social que presta especial atención a las necesidades de las personas con discapacidad en materia de accesibilidad y a las mujeres. En definitiva, lo que se busca es la inclusión plena en todas las esperas de la sociedad.

«El mundo rural pide, pide mucho y pide con todo el derecho», dijo la consejera de Familia, que garantizó su el total respaldo de la institución a Aspaym en este y en otros proyectos de igual calado. El mismo que ofreció el alcalde de Camponaraya, Eduardo Morán, que volvió a insistir en que «la apuesta por el mundo rural es una deuda que tenemos las administraciones».

Mucho ha tenido que decir el Ayuntamiento en la consecución de este proyecto, ya que suyo es el edificio y se ha encargado de la obra de adaptación de las instalaciones, ubicadas en la calle Brazal. La puesta a punto de todo ha supuesto un desembolso de 50.000 euros compartido entre varias administraciones.

Si bien el centro Fisiomer está especializado en personas con discapacidad, sus servicios son abiertos a la población general, que también encontrará en él una nueva vía para atender posibles casos de violencia de género en ámbito rural y problemas como la soledad no deseada.

Aspaym convierte Camponaraya en adalid de integración en el área rural