miércoles 28/7/21
Mejor nota en las pruebas de la Ebau

«Aún no tengo decidido qué haré, Derecho o Economía»

Sofía Rodríguez García, del IES Álvaro Yáñez de Bembibre, logra la mejor nota en las pruebas de la Ebau en la provincia, con un 9,888
DL20P15F2-19-30-36-1
Sofía Rodríguez, a la izquierda, ha logrado la nota más alta en el Álvaro Yáñez de Bembibre. A.F. BARREDO

Sofía Rodríguez García, del instituto Álvaro Yáñez de Bembibre, ha logrado la mejor nota en las pruebas de la Ebau en la provincia de León con un 9,888. En total, 1.813 estudiantes de los 2.005 matriculados en León y Ponferrada, el 98,11%, han superado las pruebas de Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad correspondientes a la convocatoria de junio de 2021 con una nota media de 7,72.

«Fue una sorpresa; sabía que los exámenes, en general, me habían salido bien, pero nunca me habría imaginado que iba a terminar con tan buena nota, y mucho menos que fuera a ser la mejor de la provincia. Después de la sorpresa, más que nada, orgullo de ver que el trabajo de los dos últimos años ha merecido la pena, y también agradecimiento a todos los profesores que me han acompañado y me han ayudado a preparar los exámenes», explicaba ayer esta joven, que si a alguien podría un 10 sería al Bierzo. «No elegí ser del Bierzo, simplemente tuve esa suerte», dice.

Sofía Rodríguez García ha tenido la mejor nota en el examen. La mejor nota definitiva (40% prueba y 60% bachillerato) ha sido para Lidia Murcientes Barrientos, del IES San Andrés del Rabanedo, con 9,90, seguida de Pablo Rubio García, del Colegio Virgen Blanca de León (9,8) y Ángela López Arregui, del Álvaro de Mendaña de Ponferrada (9,87). Por su parte, las mejores notas con las específicas (ponderadas a 0’2) las han logrado Miguel Prieto Portela, del IES Virgen de la Encina de Ponferrada, con 13,793, y Ángel Pescador Pérez, del Ramiro II de La Robla con 13,760, según ha informado la Universidad.

Covid-19
«La pandemia ha tenido muchos efectos negativos en nuestra preparación para la Ebau»

Balance
Los mejores expedientes de la Ebau de este año han sido de centros públicos como el de Sofía

Sofía Rodríguez García aún no tiene decidido qué quiere estudiar. Dice estar abierta a distintas salidas. «No me atrevería a concretar una profesión —matiza—, pero lo que más me llama es el Derecho y la Economía».

Aunque hizo el Bachillerato en modalidad de Ciencias, siempre le ha gustado el mundo de las leyes. «Creo que tiene una dimensión tan amplia y tan práctica que aporta una visión muy útil en todo tipo situaciones y profesiones. Mi hermano mayor, que empezó en la universidad el mismo año que yo entré en el instituto, estudió una carrera relacionada con la Economía, y siempre me pareció interesante y algo a lo que me gustaría dedicarme en un futuro. Más allá de mis gustos personales, siempre sin restarles importancia, intento ser objetiva y buscar una carrera en la que vea futuro, como supongo que estarán haciendo todos mis compañeros». Y aunque no lo tiene decidido, sí le gustaría estudiar en Madrid o Barcelona. «Hasta que se asignen las plazas no quiero dar nada por sentado, pero mi primera opción ahora mismo es la Universidad de Barcelona», aclara.

Lo más difícil de los exámenes de la Ebau ha sido, en su opinión, prepararlos a conciencia. «El contenido de cada materia que se evalúa en los exámenes es muy amplio y es muy difícil prepararse a la perfección, de ahí que influya mucho a la hora de hacer un examen tener suerte o no en lo que se refiere a las preguntas. Las materias teóricas como Historia o Literatura te exigen una gran capacidad de memorizar y retener información; y por otro lado, materias prácticas, como Matemáticas, te exigen estar capacitado para hacer correctamente todo tipo de ejercicios».

Sofía Rodríguez García, que vive en Torre del Bierzo, forma parte ya de la generación de la pandemia. «Ha tenido muchos efectos negativos en nuestra preparación para la Ebau. Lo más notable es que, al haber tratado parte del temario de primero de Bachillerato durante el confinamiento, muchos de los conocimientos en los que se basa el temario de segundo no estaban tan bien asentados por todas las dificultades que puede entrañar la enseñanza online, y por ello nos ha costado más este último año», explica.

Los mejores expedientes, empezando por el suyo, han sido para estudiantes de la enseñanza pública. «En mi instituto siempre he visto gran dedicación, por parte de la dirección y de los profesores, para intentar proporcionar una educación y un ambiente educativo óptimos, y también a innovar y a emprender proyectos de gran alcance formativo, como los proyectos Erasmus+, en los que he tenido el placer de participar», dice con orgullo. Le quedan años intensos por delante.

«Aún no tengo decidido qué haré, Derecho o Economía»
Comentarios