miércoles. 01.02.2023
El Consistorio de Ponferrada es el único de sus características que realiza gratis este servicio

El Ayuntamiento estudia aprobar una tasa para las bodas civiles que celebre

Moreno asegura que no se trata de una prioridad, pero afirma que los enlaces generan déficit
Imagen de una de las últimas bodas civiles celebradas en el Ayuntamiento de Ponferrada
El Ayuntamiento de Ponferrada es uno de los pocos Consistorios de su nivel que continúa sin cobrar una tasa por las bodas que celebra. A pesar de que el déficit que generan estas celebraciones no es excesivo, desde la Concejalía de Hacienda se baraja la posibilidad de comenzar a cobrar por este servicio, no con la finalidad de poner en marcha una nueva tasa, sino con la de cubrir los gastos que provoca, con lo que en principio no sería muy elevada. Entre el dispendio que generan los enlaces hay que destacar la presencia de funcionarios fuera de las horas de servicio, la apertura del salón de plenos en días festivos o no laborales y dos cuadros que reciben los contrayentes como regalo de la Corporación. Por lo general, los ayuntamientos cobran una tasa que está comprendida entre los treinta y los cincuenta euros. El Ayuntamiento de San Andrés del Rabanedo, con bastantes menos bodas al año, ya aprobó hace ahora dos años, dar luz verde a la puesta en vigor de esta tasa con el fin de suplir el déficit que sufría por la celebración de los enlaces. Así, mientras que en León la tasa está en torno a los cien euros, en el vecino municipio del alfoz ronda los sesenta. Y es que el número de enlaces que se han celebrado en el salón de plenos del Consistorio ponferradino se ha multiplicado en los últimos años. En 1999 tuvieron lugar dieciocho uniones, quince en el 2000, treinta en el 2001, 42 el año pasado y, hasta el momento, hay 48 bodas celebradas y confirmadas para antes del final del 2003. El ritual que se sigue en este tipo de celebraciones se asemeja cada vez más al religioso, aunque depende mucho del concejal que la oficie. El edil que más bodas lleva a sus espaldas es el popular Manuel Rodríguez -alrededor de cincuenta-, seguido por la titular de Fiestas María Gutiérrez, que también tiene experiencia en este cometido. Así, en el Ayuntamiento cuentan que el hoy delegado de la Junta, Eduardo Fernández, solía ser uno de los concejales que durante más tiempo hacía que se prolongaran las ceremonias. Al parecer, al entonces edil le encantaba disertar sobre el matrimonio y leer versos. Lo mismo ocurre con el actual concejal de Cultura, que además ofrece a los novios una copia de sus palabras. El recuerdo que da el Ayuntamiento son dos grabados de los años sesenta enmarcados con el Castillo y la plaza del Ayuntamiento. Ha habido bodas con violinistas en directo, bodas en las que la novia lee sus propios versos, otras que se detienen porque los novios olvidan el DNI y algunas -últimamente la mayoría- en las que los contrayentes se ponen los anillos.

El Ayuntamiento estudia aprobar una tasa para las bodas civiles que celebre
Comentarios