miércoles 21.08.2019

Balboa, vivero de negocio ganadero

Un grupo de jóvenes está tomando las riendas de nuevas explotaciones de ganado en este valle del Bierzo Oeste, con fuertes inversiones y muchas ganas de salir adelante.
Balboa, vivero de negocio ganadero

Javier es un ganadero de 34 años de Villafeile, en el valle de Balboa, que hace seis decidió echarse al monte y comenzar una nueva aventura laboral con la puesta en marcha de una cabaña ganadera que en estos momentos alcanza las 102 cabezas de vacuno de carne. «Llevaba trabajando diez años en la construcción, me cansé. Esto es lo que de verdad me gusta», revela Javier mientras contempla sus vacas y sus terneros en la parcela que posee en las cercanías de la localidad de Lamagrande.

Una inversión inicial de 100.000 euros para 42 vacas le hizo aventurarse para «intentar vivir de esto» y ahora se siente orgulloso de lo que ha conseguido gracias a su esfuerzo personal. Una ilusión que ha traspasado a su hermano Jorge, de apenas 20 años, y que está intentando seguir los pasos de Javier. «Él también quiere dedicarse a esto pero ahora dependemos de si en 2013 se mantienen las ayudas y las subvenciones. La situación que vivimos es de incertidumbre».

Dentro de unos meses, antes de que termine el año, Javier se ha propuesto construir una nave en su parcela de Lamagrande que albergaría al ganado durante el invierno y a los terneros durante todo el año. «Costaría 50.000 euros, un gasto importante teniendo en cuenta que ahora el pienso tiene un precio alto y lo que nos pagan por la carne no sube. Ahora nos está comiendo el terreno lo que viene de Rumanía, que es mucho más barato».

En el tiempo en el que muchos son los que se desplazan hasta el medio rural para intentar salir de esta situación económica en la que el país está inmersa, Javier bromea porque, como él dice, «nací con la crisis. Hace seis años costó hasta que amortizamos el préstamo. Empezamos una aventura y fuimos saliendo adelante».

El camino no ha sido fácil, nos comenta este ganadero del valle del Balboa, porque «con poco ganado no se vive. Es necesario que nos dejen crecer». A la incertudumbre que supone no saber cuándo van a recibir ayudas o de si va a volver a subir el coste de los piensos, se le une los imprevistos de la madre naturaleza. Un ataque de lobos hace unos días casi acaba con la vida de uno de sus terneros. «Le atacaron pero le defendió una vaca y uno de los perros».

Rubén, de 24 años, es otro de los valientes del valle de Balboa. Junto a su padre y a su madre sacan adelante una cabaña de 120 cabezas de vacuno. «Yo siempre he visto vacas en mi casa. La intención es que a largo plazo me encargue yo sólo». Sin embargo, la inquietud que supone no saber si recibirá ayudas y subvenciones de las administraciones, le hace pensar sobre su futuro. Lo que sí tiene claro es que el desarrollo que vive esta zona de la comarca berciana «es lo que es gracias a la ganadería».

Sus miras van más allá y está seguro de que el número de vacas del negocio aumentará en un corto espacio de tiempo. «No sabemos el número, lo que sí está claro es que va a aumentar».

Un ejemplo en tiempos de crisis. El alcalde de Balboa, José Manuel Monteserín, está orgulloso de los emprendedores del valle que han contribuido a que en esta zona se reúnan cerca de 1.000 cabezas de ganado de carne que «está muy bien cotizada», puntualiza el primer edil.

Su principal objetivo es que el municipio continúe siendo una cuna de emprendedores. «Estamos apoyando estas iniciativas porque queremos fijar población joven, para que se mantenga aquí». En estos momentos, la media de edad de los propietarios de las cabañas ganaderas en Balboa ronda los 30 o 40 años.

Balboa, vivero de negocio ganadero