viernes 27/5/22
                      En el centro, Courel y Beatriz Anievas, del Banco de Tierras, con los socios de Huertas del Sil. Su portavoz, Arias, a la derecha. L. DE LA MATA
En el centro, Courel y Beatriz Anievas, del Banco de Tierras, con los socios de Huertas del Sil. Su portavoz, Arias, a la derecha. L. DE LA MATA

Profesionalizar la agricultura es el objetivo que ha llevado al Banco de Tierras del Consejo del Bierzo y a la cooperativa hortofrutícuola Huertas del Sil a aliarse para formar y acompañar a nuevos agricultores. Las dos entidades firmaron ayer un convenio para comenzar a «tutorizar» a nuevos agricultores a los que se facilitará finca,semilla abonos, productos fitosanitarios y herramientas, además de la comercialización ‘Kilómetro cero’ para iniciarse en el mundo agrario.

Aunque la cooperativa, nacida hace dos años solo cuenta con seis socios y una hectárea y media en producción, el portavoz de Huertas del Sil, Juan Arias, está convendido de que hay trabajo para unas veinticinco familias y la firma de ayer, en la que participó el presidente del Consejo por parte del Banco de Tierras, Gerardo Álvarez Courel, es una «llamada» no solo para empezar a tutorizar a «dos o tres» nuevos agricultores, también para sumar nuevos socios a una entidad que produce al año unos 80.000 kilos de productos de al huerta y factura unos 60.000 euros. El objetivo de la cooperativa es ambicioso y se proponen alcanzar el 20 por ciento de los productos de la huerta que consumen los bercianos, lo que supondría facturar 1,4 millones de los siete millones de euros. «¿Hasta dónde podemos llegar? Hasta donde sumemos entre todos», afirmó Arias a los periodistas tras la firma del convenio en la sede del Consejo del Bierzo.La cooperativa Huertas del Sil, que nació hace dos años con el empuje del Banco de Tierras y los nuevos agricultores a los que va a tutorizar también podrán ingresar en la entidad como socios.

Courel abogó durante el acto por lograr «un sector agrario fuerte y profesionalizado» y aseguró que en la profesionalización del campo hay una oportunidad para frenar la despoblación rural. De ahí la importancia que concede al asesoramiento para crear nuevos agricultores capaces de adquirir la destreza para cultivar tanto como para comercializar sus productos.

Arias reconoció el interés de las grandes superficies comerciales por los productos de proximidad como los que comercializa en fruterías, pequeños supermercados y mercados de abastos la cooperativa Huertas del Sil, pero reconoció que todavía no tiene la estructura necesaria como para darles servicio. En el Bierzo, insistió también, «necesitamos una agricultura profesional». Y recordó que la comarca cuenta con buenas bazas como el clima apto para la horticultura y la calidad de sus productos locales, que siempre ha sido muy valorados fuera del Bierzo. El reto pasa por empezar convenciendo al consumidor bericano y que una parte de esos siete millones de euros al año que la comarca gasta en productos de la huerta se queden aquí.

El Banco de Tierras y Huertas del Sil se alían para profesionalizar la agricultura
Comentarios