viernes 28/1/22
                      Rodrigo Martínez, con el nuevo disco. DL
Rodrigo Martínez, con el nuevo disco. DL

El Teatro Bergidum de Ponferrada se pasa a la música, el viernes a partir de las 20.30 horas, con un concierto que girará en torno a los temas incluidos en el disco Madera, pelleyu y fierros, un compendio de cantares y toques de instrumentos de percusión de la provincia de León. Las localidades ya están a la venta al precio de 4 y 5 euros.

El colectivo ‘Música con tsume’ es el responsable de la publicación del trabajo discográfico dirigido y coordinado por Rodrigo Martínez que reúne cantares y toques de pandereta, pandeiru cuadrao, pandera y vano. Un proyecto musical enmarcado en la colección de publicaciones relacionadas con la música tradicional leonesa que este colectivo viene desarrollando bajo el nombre de ‘Colección Trad’. En concreto, Madera, pelleyu y fierros es la segunda parte de otra publicación anterior, Farrapos, furacos y foles, centrada en el repertorio de gaita de la provincia.

En el disco que el viernes se presentará en el Bergidum participan más de una veintena de músicos y en el concierto está prevista la intervención de trece artistas. Todos ampliamente conocedores de la tradición de pandereta de la provincia. Gran parte de ellos, además, vienen desarrollando un trabajo de recopilación y puesta en valor de este patrimonio inmaterial.

Además de los archivos de audio, el disco Madera, pelleyu y fierros contiene un archivo con las letras de los cantares y alguna información relevante sobre ellos. El repertorio es, en su gran mayoría, inédito y se ha elaborado «intentando salpicar el mapa de la provincia lo máximo posible». Así, incluye piezas de La Maragatería, La Cepeda, Bierzo Alto, Ancares, Montaña Central y Oriental, Omaña, del Bajo Torío, La Cabrera, Laciana o Rueda. Y, a su vez, cuenta también una buena representación de géneros. Desde jotas a titos y muliñeiras, pasando por corridos, boleras, bailes del país, agarraos, dulzainas, brincaos, bien paraos, casorios, etcétera.

El Bergidum se abre a la música leonesa entre cantares y pandereta