lunes 25/10/21
Tras año y medio sin actividad

El Bierzo acaba con el periodo más largo sin seísmos de lo que va de siglo

Agosto suma dos terremotos de 2 y 1,9 en Torre y la Cabrera tras año y medio sin actividad
Vista de Torre del Bierzo desde las vías del tren, en una imagen de archivo. ANA F. BARREDO

El Bierzo y su zona de influencia de la Cabrera han vuelto a registrar este mes de agosto dos pequeño terremotos, de 2 y 1,9 en la escala mbLg que suele coincidir con la Richert y que utiliza el Centro Sísmico del Instituto Geográfico Nacional. Dos registros relevantes que adquieren una importancia relativa —hasta cinco se consideran de baja intensidad— porque hacía ya año y medio que no se registraba ningún movimiento sísmico en la comarca, en concreto desde el 2 de enero de 2019 en Oencia.

Agosto está siendo un mes con una amplia actividad sísmica en la frontera entre el Bierzo y Galicia, con hasta diez pequeños terremotos registrados en la zona de Triacastela y Becerreá en los últimos 30 días.

En el Bierzo, el epicentro de este reciente terremoto tuvo lugar en Torre del Bierzo, el pasado 21 de agosto, con 2 mbLg, y dos días más tarde, en Castrillo de Cabrera, con 1,9.

Por primera vez en las dos últimas décadas no se había tardado tanto tiempo en detectar un movimiento sísmico en la comarca. Justo la mitad de los terremotos que han tenido su epicentro en la provincia de León en lo que va de siglo XXI se han registrado en el Bierzo. En total, 82 de los 165 contabilizados por el Instituto Geográfico Nacional entre agosto del año 2000 y este mes de agosto.

El primero registrado este siglo XXI en la comarca fue en Folgoso de la Ribera, el 24 de mayo de 2001, y la medición fue de 2,7 grados en la escala Richter, la más conocida en todo el mundo, aunque ahora se emplean nuevos parámetros. De todas formas, el más importante de las dos décadas, por su intensidad en la misma escala, se produjo en Molinaseca, el 10 de junio del año 2006, con un registro de 4,1. Los demás no han superado los 3 grados y la mayoría se quedaron incluso por debajo de 2. El último en Oencia registró 2,1 grados.

Al dato
Hasta este mes, el último en la comarca berciana había sido en Oencia en enero de 2019

Los terremotos en esta zona del Bierzo y en Galicia se deben «a pequeñas fallas activas que se van cargando de esfuerzos y, de vez en cuando, se relajan», según los expertos, en palabras para que las entienda todo el mundo, aunque es un tema geológico más complejo. Castilla y León no tiene un plan específico en caso de terremotos, porque tampoco es una comunidad autónoma con grandes alertas. De todas formas, el Instituto Geográfico ha incluido a parte del Bierzo en su mapa de zonas sísmicas. Un trabajo actualizado con datos de 2015 y que se puede ver en la página web www.ign.es.

Las zonas de mayor riesgo sísmico de España son el Mediterráneo, de Málaga a Alicante, Pirineos y Canarias. Casi todos los municipios de la comarca han sido epicentro de algún movimiento sísmico en las dos últimas décadas, todos menores. También algunos puntos repartidos por la provincia de León, aunque ya en menor cuantía e importancia.

Los sismólogos del Instituto Geográfico Nacional disponen de 108 estaciones distribuidas por toda España para la medición de los terremotos. Cerca del Bierzo existen cuatro, en Pontenova (Lugo), Lobios (Orense), Calabor (Zamora) y Arriondas (Asturias). Becerreá, en Lugo, es uno de los puntos `calientes’ de los seísmos en España, y suelen sentirse también en el Bierzo más oeste. En la comarca, el municipio que más terremotos ha sufrido es Benuza, en la Cabrera berciana, con 12 en los últimos diez años. Cerca, con cuatro menos (8), le sigue Balboa y después Molinaseca (6). En total, 29 de los 37 municipios del Bierzo han sufrido algún pequeño terremoto en el periodo estudiado. Aún hoy, el terremoto más importante y que todavía se recuerda fue la noche del 22 de mayo de 1997 con epicentro en Becerrea (Lugo), muy sentido en la comarca.

El Bierzo acaba con el periodo más largo sin seísmos de lo que va de siglo