miércoles. 30.11.2022

«El Bierzo es un ecosistema de aromas»

La sumiller Mónica González Diñeiro abre las Jornadas Gastronómicas del Bierzo, que reúnen a 29 restaurantes
                      Courel, Muñoz, Mónica González, Luis Alberto Arias y Eduardo Morán, ayer en el Civi. L. DE LA MATA
Courel, Muñoz, Mónica González, Luis Alberto Arias y Eduardo Morán, ayer en el Civi. L. DE LA MATA

En la aldea de Hornija, no lejos de la sombra de la montaña del wólfram, el verano olía a manzana reineta y a cerezas, a pera conferencia y a higos zoupeiros cuando era una niña Mónica González Diñeiro; la primera berciana en obtener la acreditación oficial de sumiller que concede la Junta de Castilla y León. Por eso no es extraño que ayer, cuando ejerció de mantenedora de una nueva edición de las Jornadas Gastronómicas del Bierzo (y ya van 38), Mónica, que tiene bien entrenada la nariz para captar la esencia del vino, terminara su discurso en el Centro de Interpretación de al Viña y el Vino de Camponaraya hablando «del ecosistema de aromas que es el Bierzo».

«Aroma a pimiento asado en otoño, a magosto en el Día de Todos los Santos, a Botillo el Martes de Carnaval», decía Mónica mientras su hija le grababa con el teléfono, en presencia del presidente de la Diputación y alcalde de Camponaraya, Eduardo Morán, del presidente del Consejo del Bierzo, Gerardo Álvarez Courel, y la delegada de la Junta de Castilla y León, Ester Muñoz, de los representantes de los consejos reguladores de esos productos que tan bien huelen y de otras instituciones como la Uned, el Instituto de Estudios Bercianos, la Ciuden, o imprescidibles del campo como José Luis Prada ‘A tope’. Y si algo ha aprendido Mónica González desde que ejerce como sumiller es que se es mejor «cuantos más aromas puedas reconocer y retener en la memoria».

Entusiasta del Bierzo, emocionada por el reconocimiento del Consejo del Bierzo, que organiza las jornadas que este año reúnen a 28 restaurantes de la comarca y uno de Valdeorras, Mónica Gónzález animó a elevar los productos y la gastronomía berciana «a la altura del vino, como mínimo». Porque el vino del Bierzo está en lo más alto ahora mismo. «Estamos muy arriba, en la Champions», decía la sumiler. Y si el vino ha llegado ahí desde que en 1989 nació la Denominación de Origen, la comarca cuenta con siete sellos de calidad agroalimentaria y la materia prima necesaria para situarse a su altura.

«Tenemos que dejar de lamentarnos y trabajar en otra dirección de futuro». «Tenemos que empezar a creérnoslo», afirmó por su parte el presidente de la Diputación. Y el presidente del Consejo animó a los bercianos a acudir a los restaurantes este otopño. El acto tuvo un recuerdo para el alcalde de Peranzanes y ex responsable del Patronato Comarcal de Turismo, Vicente Díaz, cuyo fallecimiento aplazó una semana la inauguración.

Pero ayer era un día para ser optimista. Como el discurso de Mónica González, que reclamó inversiones para la comarca. «No solo quiero seguir viviendo en el Bierzo. Quiero que mi hija y que nuestros jóvenes también puedan crecer y desarrollarse profesionalmente en el Bierzo. Sin renuncias. Sin miedo y con orgullo. Porque sé que aquí va a ser feliz y va a poder disfrutar de muchas cosas y las va a querer y defender como las quiero yo», acabó Mónica antes de animar a los presentes a sentarse a comer con sus seres queridos. «Porque comer bien en el Bierzo es algo endémico y adictivo».

«El Bierzo es un ecosistema de aromas»
Comentarios