domingo 28/2/21

El Bierzo mira al Eje Atlántico como su última oportunidad

El desarrollo del ferrocarril en la Europa del siglo XXI puede pasar de largo si no empiezan a surgir proyectos en la comarca
Entrada ferroviaria a la estación de Ponferrada. L. DE LA MATA

El Eje Atlántico, del que los políticos bercianos hablan en general, puede ser una oportunidad para el Bierzo o pueden condenar definitivamente a la comarca a ser una zona que vea pasar los trenes de grandes mercancías sin generar actividad para sus pueblos y ciudades. Todo está pendiente de lo que diga Europa, si sigue con el Plan para dotar de fondos millonarios a este eje que conectaría los puertos gallegos con Europa, o si la pandemia retrasa todo sine die.

Galicia, de seguir adelante, puede convertirse en una de las puertas de entrada al Viejo Continente de los nuevos flujos de mercancías desde América. Lo que está sobre la mesa es dónde se fijan los puntos de reparto de esas mercancías, tanto para seguir ruta como para su distribución en buena parte de la Península Ibérica. Monforte de Lemos, en Orense, lleva la delantera y ya tiene preparado un proyecto que competirá con Ponferrada y otras ciudades como León.

Ponferrada tiene por delante, en primer lugar, el reto de ofrecer un proyecto atractivo en la zona logística en La Placa aprovechando las instalaciones del Cylog y una playa de vías muy amplia. Sin embargo, poco o nada se ha movido al margen de las declaraciones de los políticos locales. Y lo que es peor, ante la llegada de fondos europeos para la reactivación económica derivada de la crisis de la Covid-19, nada se ha hecho para intentar, al menos, dar el primer paso.

En juego
El Eje Atlántico también es el último tren para incorporarse a la red de alta capacidad de viajeros

El Eje Atlántico, que en teoría deberá contar con fondos europeos al margen de ese paquete de la pandemia, es un proyecto vital para el Bierzo, para competir en igualdad de condiciones con otros territorios en material empresarial e industrial, y también para lograr una salida por alta velocidad para sus ciudadanos, aunque no sea a la misma que tienen otros territorios. Eso se va a notar mucho más el año que viene con la llegada del AVE a Orense, que se convertirá en el eje de todo el movimiento de entrada y salida de trenes de Galicia. Lo va a ser para viajeros y no se descarta que lo sea también para mercancías en la próxima década.

En el Bierzo, el desarrollo del Eje Atlántico se llama Lazo del Manzanal. Si no se hace nada para mejorar su tránsito, o un proyecto nuevo, como pasó en Pajares, entre León y Asturias, la comarca habrá perdido definitivamente el tren del siglo XXI, que se traduce en las dos horas de viaje actuales entre Ponferrada y León y las dos que se tarda desde la capital leonesa a Madrid. En teoría, Galicia y Castilla y León están de acuerdo en que el Manzanal debe ser una obra prioritaria. Pero falta el dinero de Europa.

El Bierzo mira al Eje Atlántico como su última oportunidad
Comentarios