jueves. 09.02.2023

El Bierzo se suma a la Ruta 66 por la N-VI

Una iniciativa surgida en Galicia quiere convertir la antigua carretera en la versión española del mítico viaje por Estados Unidos

Sus promotores estuvieron ayer documentando los más de 80 kilómetros por la comarca berciana

Xosé Ramón Nóvoa, ayer, a su paso por Villafranca del Bierzo para documentar la ruta. DL

Y por qué no. Una iniciativa surgida en Galicia plantea reconvertir la antigua N-VI en una ruta como la 66 de Estados Unidos. Sus promotores, encabezados por Xosé Ramón Nóvoa, estuvieron ayer en Ponferrada de paso hacia Madrid para documentar con más precisión todo el recorrido.

Todo surgió, explica Nóvoa, a raíz de un viaje por la propia Ruta 66 estadounidense. «Fue una experiencia fantástica desde todos los puntos de vista. Pero veíamos con sana envidia como ellos, que son los reyes del marketing, ponían en valor cosas que para nosotros eran sólo abandono o feísmo», explica.

Según estos entusiastas gallegos, es muy fácil ver similitudes entre la Route 66 y la N-VI, una de las seis carreteras radiales de España, que lleva dos décadas relegada por la autovía A-6 desde Madrid a La Coruña. «Nosotros la hemos estudiado, hemos visto que está plagada de recursos de todo tipo, hoteles, restaurantes, monumentos, bodegas, castillos... y que quizá ahora sea el momento de «resucitarla». Por si fuera poco, hace unos años, descubrieron que en Portugal se había hecho lo mismo con la carretera N2 que transcurre entre Chaves y Faro; hoy es una ruta turística consolidada. Su guía de viaje en papel ya va por la quinta edición y acumula casi 20.000 ejemplares vendidos. Sin embargo, comenta Nóvoa, España no dispone entre su oferta turística de un «verdadero roadtrip».

La Ruta de la N-VI es la opción perfecta para viajar lento y disfrutarlo, según él, y más a su paso por el Bierzo. «Todo el entorno del Bierzo es riquísimo en oferta no sólo de naturaleza, con Las Médulas como nuestro «Gran Cañón» en la ruta sino por tantas bodegas, Cacabelos, el paso por localidades como Villafranca, Bembibre, con un destaque especial para Ponferrada pero también para todo el entorno que lo rodea en la provincia».

Y es que en más 80 kilómetros por el Bierzo y casi 170 en total por la provincia hay mucho para disfrutar, también camino de Astorga y La Bañeza.

Proyecto
A Xosé Ramón Nóvoa se le ocurrió la idea después de recorrer la ruta norteamericana

Plazos
Los promotores esperan presentar el proyecto el año que viene y ya cuentan con apoyos

Distintas visiones
«Lo vi con sana envidia; cómo ponían en valor lo que para nosotros eran sólo abandono y feísmo»

La Ruta de la N-VI nació como una idea que ahora está en un proceso de desarrollo para convertirse en realidad con la entrada de 2022. Xosé Ramón Nóvoa encabeza la iniciativa desde una empresa de marketing. Tras la inscripción de más de 80 proyectos, éste es una de las diez iniciativas seleccionadas para la promoción inicial de Turislab, la primera aceleradora turística gallega, impulsada por la Xunta de Galicia. «Estamos trabajando para que oficialmente la Ruta de la N-VI sea presentada antes de la Semana Santa del año que viene y se convierta en el proyecto turístico más innovador del país. Somos un equipo de 4 personas con una lista amplia de colaboradores. Estamos acostumbrados a la puesta en marcha de proyectos ambiciosos ya que gran parte del equipo lleva años trabajando en la agencia de retail marketing Chewaca con sede en el Pazo de Arenaza (A Coruña), uno de los centros de coworking para ideas emprendedoras de la Diputación de La Coruña», explica Xosé Ramón Nóvoa.

Para convertir esta histórica carretera en un recurso turístico de casi 600 kilómetros, tres comunidades, ocho provincias y más de 70 ayuntamientos, este grupo ha ideado comercializar paquetes de viaje adaptados a las personas en 3, 5, 7 días que hagan de la experiencia de carretera algo inolvidable. «Queremos que la gente que lo haga sienta orgullo y pueda comprar merchandising del mismo modo que lo haría en Estados Unidos. Tenemos la idea de realizar también distintas concentraciones de vehículos históricos y, por qué no, conciertos musicales que pongan en valor un montón de sitios que consideramos que tienen un gran potencial sin explotar. Nuestra idea es cooperar con las administraciones públicas y no sólo poder dinamizar el turismo claramente sino funcionar como un elemento más de desarrollo local».

Al final, la N-VI es también parte de la España vaciada. Y por eso el proyecto quiere dar una nueva oportunidad a parte de ese territorio del Noroeste que espera su momento. «Creemos que pasa por volver a la vida esta carretera que une a 11 millones de personas», reafirma una vez más Nóvoa.

Para ayudar al rutero, el grupo de Xosé ha creado una app. Salir del kilómetro 0 en Madrid y pasar por tantos paisajes diferentes con el premio de acabar en La Coruña, frente a un inmenso Océano Atlántico. Y como recompensa, a los ruteros que chequeen los principales puntos de la ruta se les entregará un diploma para el recuerdo.

Antes de la pandemia, desde Madrid a Galicia se realizaban en torno al millón de viajes al año. Ahora no son tantos pero está claro que la Ruta de la N-VI tiene potencial, opina. «Nuestra idea es reanimar muchos puntos de la carretera que vivieron tiempos mejores y ahora han de volver a brillar como parte de un patrimonio de todos nosotros, de nuestros padres y abuelos... Muchos lo recordamos porque realmente no hablamos de hace tanto tiempo. Esta ruta está dirigida principalmente a parejas, sean amigos o algo más, moteros solitarios, familias en furgonetas camperizadas, autocaravanas...». Y por qué no.

El Bierzo se suma a la Ruta 66 por la N-VI
Comentarios