miércoles 12/5/21

VÍDEO | Los bomberos y un vecino salvan el retablo

En apenas media hora, el retén de guardia se plantó ayer de madrugada en la iglesia de Balboa tras una llamada de aviso
Estado en el que quedó el retablo mayor de la iglesia de Balboa tras el incendio de madrugada y los daños causados al templo. L. DE LA MATA

Los bomberos de Ponferrada escribieron ayer una brillante página más en su largo historial de esfuerzo y sacrificio. La del milagro de Balboa o de cómo, en tiempo récord, lograron trasladarse ayer de madrugada desde Ponferrada hasta esta localidad del Bierzo Oeste para salvar de las llamas uno de los mejores retablos de la comarca, obra de Lucas Formente en 1579.

En apenas 35 minutos recorrieron los 45 kilómetros que separan el parque de la iglesia de Santa Marina tras recibir el primer aviso a las 5:20 de la madrugada gracias a un vecino que a esa hora había cogido el coche para ir a trabajar y vio que salía humo por una de las ventanas del templo.

El fuego se originó por causas que se investigan en el costado izquierdo y afectó especialmente a las columnas y a los frisos que separan los tres cuerpos de esta obra del siglo XVI, que tiene la declaración de Bien de Interés Cultural, igual que la iglesia.

El relieve del piso más bajo, La Negación de San Pedro, fue extraído por los bomberos para evitar que lo consumieran las llamas mientras que el del segundo, La Decapitación de Santa Marina, fue apagado con sumo cuidado para que el agua afectara lo menos posible a la madera y al dorado. Ambos resultaron dañados aunque su restauración es posible, según una primera valoración. El ático del retablo —donde hay una figura de Eva (al otro lado está la de Adán)— también sufrió daños, aunque más por el efecto del humo.

Además, los bomberos retiraron dos tallas del retablo del mismo autor —una de San Diego de Alcalá y otra de San Pablo— y una tercera olotina que estaba en una hornacina lateral del altar mayor, San Antón, de menor valor artístico.

Según el párroco de la iglesia de Balboa, Antonio Ferrer Soto, de momento todo son hipótesis a la espera de la investigación oficial. «Puede que el cirio pascual quedara mal apagado aunque dice el sacristán que lo apagó después de misa. Yo vi como lo apagaba. Y están los cables, por un posible cortocircuito, que se ven muy derretidos», explicaba el cura a media mañana, al hacer balance de los daños.

Los bomberos de Ponferrada se desplazaron con dos autobombas de 1.000 y 5.000 litros de agua por una carretera que primero es autovía hasta Vega de Valcarce y después un tortuoso camino de curvas hasta Balboa, lo que hace más peligrosa la conducción, según explicó ayer el concejal de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento, José Antonio Cartón, que destacó la profesionalidad del retén. Para acceder al interior del templo fue necesario forzar la puerta de entrada. La nave era todo humo, según el testimonio de uno de los bomberos que se desplazó a Balboa. El Ayuntamiento ya ha recibido la felicitación del Servicio de Patrimonio de la Junta de Castilla y León.

Las tareas de extinción se desarrollaron durante cuatro horas, hasta las 9 de la mañana, según las mismas fuentes de los Bomberos de Ponferrada. Los daños son importantes aunque según la arquitecta del Obispado de Astorga, Beatriz Rodríguez, no afectan a la fábrica del edificio.

Hasta Balboa también se acercó el director de los museos de Ponferrada para hacer una primera valoración. Javier García Bueso destacaba el valor del retablo de este artista de Villafranca que trabajó en varios por la comarca, algunos con Nicolás de Brujas. «Es uno de los retablos más interesantes de todo el siglo XVI en el Bierzo, sin duda», destacó.

No es la primera vez que los bomberos de Ponferrada actúan en Balboa en los últimos años. Su alcalde recordaba ayer un incendio en una casa de Villafeile y también su rápida actuación. «En media hora estaban aquí trabajando», resaltó. Juan José López mencionó el papel en el incendio de ayer del vecino de Balboa que dio el primer aviso. «Si no es por él, probablemente no quedaría nada».

VÍDEO | Los bomberos y un vecino salvan el retablo