viernes 28.02.2020
Los últimos guerrilleros

La Brigada 22 se adentra en el Bierzo

El escritor Emilio Gancedo hablará de su primera novela el 1 de febrero en el club de lectura de Ester Folgueral en Ponferrada
Emilio Gancedo, con un ejemplar de su novela.
Emilio Gancedo, con un ejemplar de su novela.

¿Puede una novela coser heridas y quitarle drama a la historia reciente de este país? ¿Puede hacerlo precisamente ahora que el debate político se vuelve a crispar y de nuevo se habla de las dos Españas? Son dos de las preguntas que muy bien podrían hacerse estos días los miembros del club de lectura Coherencia de la poeta Ester Folgueral que se encuentran inmersos en la lectura de la primera novela del escritor leonés Emilio Gancedo; una fábula titulada Brigada 22 que narra historia de un grupo de viejos guerrilleros antifranquistas que en la España de la Transición todavía resisten en los monte mediterráneos, olvidados por Dios y por la historia.

Gancedo, que ha desarrollado su carrera periodística en Diario de León y también es autor de cuentos y de un largo libro-reportaje titulado Palabras mayores, donde ya le daba voz al mundo rural, estará el 1 de febrero en el Ecobar Coherencia de Ponferrada para hablar de su novela y responder a las preguntas de los lectores del club de Folgueral.

El autor, embarcado hoy en un proyecto que ahonda en el patrimonio oral y etnográfico de la provincia de León, se ha ido hasta las sierras de la costa de Levante donde en los años cuarenta germinó una agrupación guerrillera muy activa para contar una historia inspirada en el libro Los topos, en el que el también escritor leonés Jesús Torbado, se adentraba junto a Manu Leguineche en la vida de quienes permanecieron escondidos en sus casas durante la dictadura. No en vano Gancedo ha llegado a definir el libro de Torbado y Leguineche como «la Biblia de la memoria histórica». Con eso y la ayuda de un experto en la guerrilla como el historiador Secundino Serrano, el autor ha construido un relato que tiene vocación de verosimilitud. Y todo arranca, ha contado Gancedo en las últimas semanas a la prensa, de la propia pregunta que el escritor se hizo como punto de partida de la novela: ¿qué habría sucedido si un grupo de guerrilleros hubiera estado cuarenta años escondido sin saber que Franco había muerto? El abanico de respuestas no puede ser más sugerente.

La Brigada 22 se adentra en el Bierzo