viernes 27/5/22
Política

La bronca del alcalde y CB se plasma en un silencio plenario bercianista

El concejal Iván Alonso opta por no debatir los asuntos que llevó el tripartito a la sesión
                      Los bercianistas Iván Alonso (que ayer casi permaneció mudo en el pleno) y Jesús López. L. DE LA MATA
Los bercianistas Iván Alonso (que ayer casi permaneció mudo en el pleno) y Jesús López. L. DE LA MATA

Después de la sonada bronca que recibió el lunes el alcalde de Ponferrada, el socialista Olegario Ramón, acusado de deslealtad por anunciar sin avisar que abriría a sus socios de gobierno de Coalición por el Bierzo (CB) una investigación por el asfaltado en la Décima Travesía de Dehesas (el martes en Comisión también se despachó a gusto en las críticas el concejal bercianista Jesús López), el pleno de ayer viernes tenía puestas las miradas en la reacción política de los bercianistas que dirige Iván Alonso. Había dudas sobre si seguirían con su línea política tras declarar que se han visto claramente traicionados por su socio.

Sin embargo, no hubo grandes sorpresas. Pero, eso sí, actitudes y mensaje velado con silencios, que pusieron de manifiesto lo fría que ahora mismo está la relación al menos entre el alcalde y los bercianistas de CB, Iván Alonso y Jesús López.

Uno más al tripartito

El PRB de Tarsicio Carballo se afianza como socio tácito de Olegario Ramón al votar sus propuestas

Iván Alonso no abrió la boca en los asuntos de debate plenarios planteados por el alcalde. Sí lo hizo en el turno de mociones de la oposición. El dirigente de CB siempre se caracterizó en los plenos anteriores, durante este mandato como socio del PSOE, en mantener una férrea defensa de los postulados de Olegario Ramón con su dialéctica política. En los mentideros políticos lo bautizaban incluso como «perro guardián» de la puerta del alcalde y del resto del tripartito».

En muchos temas Alonso hacía oposición a la oposición, con más ímpetu que el propio grupo socialista. Sin embargo, tras lo sucedido el pasado fin de semana y el resto de acontecimientos que se sucedieron con la falta de confianza por parte del alcalde sobre sus socios a la hora de abordar el tema del polémico asfaltado de calles en Dehesas, ayer el portavoz de CB poco menos que enmudeció. Dejó esa defensa del tripartito a los portavoces del PSOE y a la edil de Podemos, quienes bajaron en esta sesión el diapasón de la réplica a las críticas que procedían de la bancada de la oposición.

En el pleno de ayer también quedó más que patente que Tarsicio Carballo se posiciona y afianza como claro socio de gobierno del tripartito, del alcalde Olegario Ramón, al que en su día le organizó una manifestación por subir la tasa del agua a los ponferradinos y luego hizo lo contrario. Tarsicio Carballo ya no comulga con los planteamientos de la oposición. No había más que escuchar ayer la vehemencia con la que la concejala de Podemos, Lorena González, alababa sus planteamientos cada vez que abría la boca el dirigente bercianista del PRB. Todo en comparación con el trato diferente que recibió al comienzo de este mandato Carballo, cuando el tripartito no necesitaba de aquella de su abstención o del voto favorable para mantenerse en el poder y aprobar sus proyectos.

Tarsicio Carballo volvió a decir en esta ocasión que, aunque el corazón le indicaba que tenía que oponerse, su voto fue diferente a su corazón. Por ejemplo, su abstención permitió ayer que se disolviese el Patronato de Fiestas, un órgano creado en tiempos del socialista Celso López Gavela en la alcaldía y que el propio Carballo veía como perfecto para la participación ciudadana en la organización de los festejos, que ahora quedan concentrados en la decisión del alcalde y la concejala de Fiestas.

También votó el PRB a favor del nuevo contrato de la basura y la limpieza viaria, lo mismo que hicieron PSOE, Podemos y CB. En este caso, el que votó en contra del contrato fue el concejal No Adscrito Manuel de la Fuente y se abstuvieron el resto de la oposición: el PP de Morala, Ciudadanos de Ruth Morales y USE de Samuel Folgueral.

Y así, con los dos concejales de CB callados en el debate de los asuntos plenarios del orden del día y con un Tarsicio Carballo que cuando hablaba apoyaba al tripartito y hacía oposición con su dialéctica política al portavoz del PP en la oposición —a Marco Morala y a la Junta de Castilla y León— el pleno aprobaba también el incremento de consignación presupuestaria para la cobertura de personal para necesidades imprevistas, como es la mano de obra a mayores que se necesita para abrir las piscinas municipales de verano. Aquí, desde el equipo de gobierno le echaron la culpa a la Junta por no sufragar la contratación de personal. El asunto se aprobó con los votos del tripartito y PRB.

Desde el PSOE también plantearon que quedase sobre la mesa la ordenanza de acceso de vehículos en zonas peatonales.

La bronca del alcalde y CB se plasma en un silencio plenario bercianista
Comentarios