jueves. 07.07.2022

La calle del Cristo ya tiene casi tantos comercios abiertos como cerrados

Las primera peatonalización de Ponferrada languidece sin planes para su rehabilitación urbana
Otra muestra de la situación en la plaza del Cristo. ANA F. BARREDO

La emblemática calle del Cristo, paso obligado entre el Mercado de Abastos y la plaza de Julio Lazúrtegui, y una de las primeras que se peatonalizó en Ponferrada, hace ahora 40 años, muestra sin tapujos la situación del pequeño comercio de la ciudad.

Los carteles de ‘se vende’ o ‘se alquila’ se han ido adueñando de esta arteria comercial desde hace años. Un recorrido por ambos lados de la calle, sumando la parte de la plaza del Cristo, alerta de una situación con difícil marcha atrás. Y es que de las 36 tiendas que se reparten a ambos lados, las que siguen abiertas apenas superan en cuatro a las que ya han bajado la trapa. 20 a 16.

Algunos comerciantes echan en cara a los sucesivos equipos de gobierno del Ayuntamiento de Ponferrada la falta de iniciativas para afrontar un plan de mejora, una crítica que se extiende a los dueños de los inmuebles para que colaboren con su rehabilitación. «También es cierto que son edificios viejos y es muy costoso», afirma uno de los comerciantes. En el anterior mandato, con Gloria Fernández Merayo, se intentó llevar a cabo una actuación en la calle, pero finalmente no se ejecutó.

Esa imagen de lo que fue y ya no es se puede comprobar incluso en las fotografías antiguas que decoran uno de los locales. El mercado, hasta 1944, se hacía en la plaza de Lazúrtegui y ya era paso obligado entre la antigua ciudad y la nueva que surgía con el floreciente sector minero. En el año 1980, con Celso López Gavela como alcalde de Ponferrada, se decidió que fuera peatonal los días de mercado, y dos años después, en 1982, se aprobó el expediente de urbanización para dejarla definitivamente sin tráfico. Las obras costaron casi seis millones de las entonces pesetas y la mitad se cargaron a propietarios de negocios y pisos con contribuciones especiales.

El presidente de Templarium, Felipe Álvarez, achaca su situación a la marcha de las grandes franquicias del centro de Ponferrada. Eso ha provocado, según explica, que no haya el mismo tránsito que antes entre el comercio del centro y la Plaza de Abastos, donde es tradición comprar productos bercianos. Lo cierto es que Ponferrada empieza a tener una lista de calles emblemáticas sumidas en el abandono. No es sólo la del Cristo; es también el Rañadero. Otras, como la avenida de la Puebla, luchan por volver a ser lo que fueron con iniciativas comerciales.

La calle del Cristo ya tiene casi tantos comercios abiertos como cerrados
Comentarios