jueves 27/1/22
Asuntos municipales

Carballo pone deberes al alcalde de Ponferrada para apoyar sus cuentas

El PRB se sabe necesario ante la minoría del tripartito, aunque no desvela las condiciones
                      Tarsicio Carballo y su compañera de grupo político del PRB, Marías Arias, en el último pleno del Ayuntamiento de Ponferrada. L. DE LA MATA
Tarsicio Carballo y su compañera de grupo político del PRB, Marías Arias, en el último pleno del Ayuntamiento de Ponferrada. L. DE LA MATA

El bercianista del PRB, Tarsicio Carballo, camina exultante. Sabe que, con su compañera de escaño municipal, tiene en la mano la gobernabilidad del Ayuntamiento de Ponferrada. Si él no apoya o se abstiene en puntos claves municipales, Olegario Ramón y el resto del tripartito (Podemos y su antiguo enemigo político acérrimo Iván Alonso de Coalición por el Bierzo), no podrán gobernar por el equilibrio en minoría de fuerzas con la oposición.

Con esta situación, con la gestión del alcalde socialista Olegario Ramón, perdiendo a uno de los suyos, al ahora edil adscrito Manuel de la Fuente, los del PRB de Carballo pusieron encima de la mesa —en parte— sus cartas de juego. Tarsicio le impone deberes al tripartito si quieren ver aprobar los presupuestos antes de final de año. Eso sí, pone deberes, pero no rebela ni hace públicas las condiciones de esos deberes.

Así, el PRB daba ayer a conocer lo que denomina como «propuestas» suyas para incluirlas en las cuenta municipales del próximo ejercicio 2022.

A saber: Carballo empieza su listado con generalidades. Y así, cita «una partida para reparar aceras y colocar baldosines», «condicionar todos los pasos de peatones, rebajando los bordillos, para que puedan pasar sin ninguna dificultad las personas con poca movilidad, pintándolos, y continuar con la iluminación de los mismos». También «colocar contenedores, papeleras y bancos en todas las calles, plazas y parques de Ponferrada, sus barrios y sus pueblos, colocar letreros, con los respectivos nombres en todas las calles de Ponferrada, eliminar todos los baches de los pueblos y barrios del municipio, y echar una capa de aglomerado en todas las calles que sea necesario, ampliar a 8 calles las pistas del Estadio Colomán Trabado, retirar los obstáculos que invaden más del 80% de las aceras de la avenida de Compostilla en los números 46, 54 y 68, calle Camino el Francés, calle Cabo de Peñas, calle Santa Rosa, calle Iglesia de Peñalba y las calles Teruel y Badajoz».

Propone arreglar las aceras de la margen izquierda de la calle Río Ancares, urbanizar la calle Rodrigo Yáñez, en la parte alta. Acondicionar el acceso a la Fuente de Azufre. Renovar las aceras en la avenida del Castillo y en la avenida de Compostilla. Acondicionar la zona entre la calle Río Urdiales y el colegio Peñalba. Reparar la acera en la calle Jardines, a la altura de la calle Guerra.

Un carril en La Puebla

Convertir en peatonal la calle José María Luengo, entre Álvaro de Mendaña y la avenida La Libertad. Acondicionar la calle Caribe. Iluminar la Carretera de Molinaseca, desde las vías del tren hasta el límite de Ponferrada. También plantea «poner la avenida de la Puebla de un solo sentido para subir y para bajar por la calle Río Urdiales. Peatonalizar la calle Real». Carballo quiere la construcción de aceras o un sendero, en el Camino de Santiago, entre Columbrianos y Fuentes Nuevas y Fuentesnuevas y Camponaraya «porque los peregrinos y el resto de los peatones tienen que invadir la calzada al pasar por ahí».

Alude igualmente en su escrito de ayer a desatascar los colectores. Abrir una salida desde los aparcamientos de la avenida del Castillo, entre las calles Obispo Osmundo y Esteban de La Puente. La pelota está en el tejado del tripartito, hacerle caso y plegarse a lo que el PRB impone ahora que PSOE, Podemos y CB están en minoría

Carballo pone deberes al alcalde de Ponferrada para apoyar sus cuentas