miércoles 28/10/20

El cardenal de Sevilla defiende la fe y el valor de la familia en tiempos de crisis

Carlos Amigo Vallejo leyó el pregón inaugural de la Semana Santa de Ponferrada.
El cardenal arzobispo emérito de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, durante el pregón.

«Ponferrada no es simplemente una ciudad antigua en la comarca del Bierzo, ni un lugar en el que se ha nacido, ni unos monumentos singulares y hermosos, ni una historia con capítulos increíblemente admirables de nobleza. Ponferrada es un espíritu, una forma de ser y hacer las cosas, de sentimientos profundos, de una austeridad generosa, de una fe que sabe expresarse con la lealtad de los gestos que corresponden a quien ha de buscar en todo el honor de Dios». De esta forma presentó el cardenal arzobispo emérito de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, a la capital del Bierzo entre los párrafos de su pregón, ese que abrió oficialmente los actos de la Semana Santa ponferradina y puso el acento en el respeto a la familia y a la identidad religiosa de la semana de Pasión, alejada de la definición de fiesta de primavera que algunos —los que no creen— quieren darle.

Y es que, para Carlos Amigo Vallejo, la Semana Santa ponferradina, como cualquier otra, es inseparable de la fe. Una fe que aumenta en tiempos de crisis, tal y como consideró. «Los tiempos de crisis de cualquier tipo, en este caso económica, nos ayudan a asentar un poco la cabeza y a darnos cuenta de los que son los valores fundamentales. Por ejemplo, un valor indiscutiblemente al alza es la familia, porque la gente se ha dado cuenta de que en los momentos de dificultad quien tiende la mano es la familia. No es que cambien las cosas, pero estos tiempos nos ayudan a abrir un poco más los ojos», expresó.

Tras recordar visitas anteriores a Ponferrada, como la primera que realizó en sus inicios como fraile franciscano para dar unos ejercicios a las Concepcionistas del colegio y visitar el convento de la calle del Reloj, el cardenal de Sevilla aseguró encontrar aquí gran fervor religioso en torno a la Semana Santa. «Me quedó sobrecogido de la enorme devoción. Aquí se palpan unos fuertes arraigos generacionales, la dimensión festiva y la celebración religiosa, la alegría compartida y el gozo del encuentro», apuntó.

Acompañado por el obispo de Astorga, Camilo Lorenzo, el párroco de la Basílica de la Encina, Antolín de Cela, y el mayordomo de la Hermandad Jesús Nazareno, Carlos Amigo Vallejo visitó primero, antes de la lectura del pregón, las exposiciones abiertas en el Museo de la Semana Santa e hizo después a pie el recorrido que une éste con el teatro ponferradino.

El cardenal arzobispo emérito de Sevilla reconoció también el potencial de la Semana Santa Ponferrada para que sea declarada de Interés Turístico Nacional, lo que quiere decir —aseguró— que «tiene unos valores y unos atractivos que son patrimonio de todos», no sólo de la ciudad.

El cardenal de Sevilla defiende la fe y el valor de la familia en tiempos de crisis