martes 21.01.2020

Carlos, el cura que se hizo querer en Palacios del Sil

Carlos, el cura que se hizo querer en Palacios del Sil

georgino fernandez


El que siembra vientos recoge tempestades». Seguramente este viejo precepto bíblico lo habrá leído en más de una ocasión el sacerdote del municipio de Palacios del Sil, Carlos Martínez. Tal vez incluso haya reflexionado sobre el significado que encierra esta frase porque su forma de ser va en sentido contrario. Llegó a Palacios hace diez años, recién ordenado, y en esa década este joven de Mansilla de las Mulas ha sabido ganarse a todos. A quienes frecuentan la iglesia y quienes no.


«Es como uno más de la familia», aseguran las gentes del pueblo que lo tratan a diario. Afable y cercano, es de esas personas que hacen sencillo tratarle porque nunca es desagradable. Y no sólo eso. «Por sus obras les conoceréis» se dice también en otro pasaje de la Biblia. Y en su caso ahí está todo un rosario de ejemplos. Removiendo cielo y tierra, llamando a las puertas del Obispado y de mil sitios más, consiguió fondos para acometer las obras de restauración que necesitaban con urgencia todas las iglesias del municipio de Palacios del Sil. Su implicación permitió también arreglar la vieja casa parroquial en la que vive (que luce mejor que nunca) y restaurar las imágenes de la iglesia de Palacios.


Sin temor a equívocos se puede decir que Carlos encajó bien en el pueblo. Y eso no es fácil. Recuperó tradiciones como las de las procesiones de Semana Santa que se habían dejado de hacer o la de llevar a la imagen de San Roque hasta la ermita de San Antonio en la fiesta de agosto del mismo nombre. Y por si fuera poco ahora se ha convertido también en profesor de Religión en los dos institutos de Villablino.


Y como de bien nacidos es ser agradecidos, los vecinos del municipio de Palacios del Sil han decidido organizar un pequeño homenaje a su querido párroco este domingo. El acto consistirá en una misa algo más especial con lecturas, peticiones, ofrendas y luego una comida popular en el polideportivo del pueblo. Allí se le harán unos obsequios en nombre del vecindario y a continuación todos podrán disfrutar de un baile.


Un homenaje que Carlos sin duda se merece y con el que los vecinos quieren testimoniarle su agradecimiento y pedirle que continúe vinculado a Palacios muchos años más.

Carlos, el cura que se hizo querer en Palacios del Sil