domingo 28/2/21

El cátering gana crédito

La apuesta por la banca innovadora y la cercanía al cliente del BBVA hace crecer a pymes como Cat & Rest. A Miguel Ángel Rodríguez lo miraban con escepticismo cuando hace una década se empeñó en sacar adelante un negocio de cátering en Ponferrada. Hoy es un ejemplo de inversión de éxito gracias a la financiación bancaria

A Miguel Ángel Rodríguez, el propietario de la empresa de cátering Cat & Rest, le gusta decir que se crió «entre bodas, banquetes y fogones». Su abuelo ya tenía un hostal-restaurante en Puente Domingo Flórez. Y aprendió las claves de la hostelería en el restaurante Los Rosales de Almázcara, que regentaba su familia y donde empezó como camarero de mesa y camarero de barra hasta escalar a la gerencia. Así que sabe de lo que habla.

Cuando hace una década larga se empeñó en sacar adelante un negocio de cátering desde Ponferrada más de uno lo miró con escepticismo. Diez años después, y con el aval de la financiación del BBVA, que le ha acompañado en la expansión de su proyecto, puede decir que lo que parecía «una utopía» se ha convertido en uno de los modelos de negocio que no sólo ha sobrevivido a la crisis, sino que incluso se ha expandido. Ambicioso, Rodríguez, que en temporada alta emplea a 16 personas y en ocasiones ha llegado a contratar a más de un centenar de personas —«tuvimos cinco bodas en un día», contaba ayer— sirve a colegios y residencias, y hace «cosas que ningún restaurante de la comarca puede hacer» como envasar al vacío alimentos cocinados, sin conservantes ni aditivos, o apostar ahora por impulsar una escuela de hostelería (Cat & Formación) para mejorar la profesionalización de un sector básico en la economía del Bierzo.

La iniciativa empresarial de Miguel Ángel Rodríguez en Cat & Rest, que desde 2004 ha invertido en torno a un millón y medio de euros en sus instalaciones de la avenida de Portugal —más de dos mil metros cuadrados entre la nave, el restaurante para celebraciones, y los jardines donde se ofician bodas al aire libre— ha tenido un aliado sólido en el BBVA, que ha puesto su negocio como uno de los ejemplos de hasta que punto sus líneas de crédito para pymes y su apuesta por la cercanía al cliente y por la banca innovadora y digital ayuda a construir historias de éxito.

«Es fundamental que el banco conozca la vida financiera de la empresa, sus momentos de mayor o menor liquidez, porque es la mejor forma de acompañar al cliente y asesorarle», explicaba ayer el director de Centro de Banca Comercial de BBVA en Ponferrada-Compostilla, Pedro Antonio Martín Barbero, en el transcurso de una visita a Cat & Rest. Y en la entidad bancaria saben que Rodríguez no es el único emprendedor que se atreve a invertir. En el último año han aumentado los proyectos de pymes en busca de apoyo financiero. El flujo de crédito desde el BBVA, recalca Barbero, es real y se ha mantenido durante la crisis. Cat & Rest es un ejemplo.

El cátering gana crédito
Comentarios