miércoles 23/9/20

La CFB testa el buen estado de once kilómetros de vías del Ponfeblino

Solo es necesaria una mínima inversión para que el tren circule de Cubillos a Toreno
Tramo de vía entre el primer y segundo túnel del trazado, más próximo a Cubillos del Sil.
Tramo de vía entre el primer y segundo túnel del trazado, más próximo a Cubillos del Sil.

«La vía se encuentra en perfecto estado para que circule el tren, salvo cuatro tramos muy cortos donde faltan algunos raíles». Es la valoración que ayer hacía el secretario de la Asociación Cultural Ferroviaria Berciana (CFB), Daniel Pérez Lanuza después de que el pasado 7 de marzo, una semana antes del confinamiento, el colectivo realizara un recorrido a pie por los 11 kilómetros del tramo que une las localidades de Cubillos del Sil y Toreno para testar su estado ante el avance del proyecto del tren turístico Ponferrada-Villablino (Ponfeblino). Con tres túneles, dos viaductos y dos apeaderos, el tramo menos antiguo del ferrocarril de Ponferrada a Villablino -construido a finales de los años cincuenta para sustituir al trazado que iba a quedar inundado por el pantano de Bárcena- solo necesitaría una inversión mínima para que la emblemática locomotora número 31 o las máquinas diesel que mantiene la empresa ARMF en los talleres de Laciana.

Seis años después de que el último tren de carbón circulara sobre el trazado más próximo a la central térmica de Compostilla «solo faltan cuatro tramos muy cortos de vías y tirafondos», explica Lanuza, que trabaja como maquinista de Renfe. Pero apenas son unos metros. Y el resto de deficiencias, en una zona donde, a diferencia de lo que ocurre más arriba de Toreno la vegetación no ha invadido la plataforma, tampoco requerirían una gran inversión. «Hemos visto pequeños desprendimientos de terreno, no preocupantes ni distintos de los que tendría una línea en funcionamiento».

Los miembro de la CFB que el día 7 inspeccionaron el tramo entre Cubillos y Toreno comprobaron que apenas hay «leves derrumbes en trincheras cercanas a la vía en torno al primer kilómetro. Los tres túneles, de 204, 740 y 1.269 metros están en buen estado y solo en los dos últimos sería necesario instalar iluminación eléctrica. Y en el puente del Cantarín, sería necesario sustituir el vallado en mal estado.

En general, cuenta Lanuza -que ya ha dado cuenta de la inpsección en su blog www.ponfeblino.blogspot.com- el trazado está preparado para acoger una doble vía sobre su plataforma, salvo a la salida de Santa Marina del Sil, donde no hay espacio más que para un único tramo de raíles.

Otra cosa será recuperar algunos edificios como el de la estación de Cubillos, vandalizado en los últimos años. Más fácil lo tendrá la de Toreno. «Allí lo tapiaron muy pronto y está rodeado de viviendas habitadas en la entrada del pueblo, pero el de Cubillos es el que está desguazado», se lamentaba ayer Lanuza al otro lado del teléfono.

La CFB testa el buen estado de once kilómetros de vías del Ponfeblino