sábado 28/5/22
Filólogo, historiador, pintor y poeta

Cien años de ‘Gondemar’, el filólogo que dibujaba los arcos antiguos de Ponferrada

Cultura anuncia una muestra sobre el historiador y pintor Paco González
Iglesias del Monasterio de Carracedo y del de Vega de Espinareda. REDES SOCIALES CASA DE LA CULTURA
Iglesias del Monasterio de Carracedo y del de Vega de Espinareda. REDES SOCIALES CASA DE LA CULTURA

Estudió el habla de Toreno. Ordenó los legajos del futuro Archivo Histórico Municipal en el viejo desván del Ayuntamiento de Ponferrada. Escribió de la antigua cárcel de la calle del Reloj, hoy Museo del Bierzo, del monasterio de Carracedelo, de la batalla napoleónica de Cacabelos. Viajó por treinta países. Y pintó. Paisajes bercianos al óleo y dibujos de sus iglesias, de sus puentes, de sus arcos medievales, entre ellos lugares que hoy han desaparecido porque eran un obstáculo para el ‘progreso’ como el Arco del Paraisín. Se cumplen cien años del nacimiento del filólogo, historiador, pintor y poeta lacianiego Francisco González (1922-2009) y la Concejalía de Cultura de Ponferrada ya ha adelantado en su programa que la Casa de la Cultura le rendirá un homenaje a quien en los años cuarenta y cincuenta firmaba sus artículos en la prensa leonesa con el seudónimo de Gondemar y que hasta su muerte fue uno de los catalizadores de la cultura en el Bierzo junto a personajes de su generación como el pintor Andrés Viloria o el fotógrafo Amalio Fernández.

Francisco González, o Paco, como le llamaban, había nacido en Villaseca de Laciana, pero a los siete años su familia ya se había trasladado a Ponferrada, donde estudió Bachillerato y Magisterio, recuerda la Casa de la Cultura en sus redes sociales.

González se licenció en Filología Inglesa en Madrid y estudió inglés en las universidades de Cambridge y Michigan. Vivió en Argentina cinco años y entre 1945 y 1954 firmó con el seudónimo de Gondemar una serie de colaboraciones en el semanario Promesa, en El Pensamiento Astorgano y en Bierzo. Allí aparecieron sus cuentos, artículos escritos desde Argentina y sus primeros poemas.

De aquellos años son algunos de los dibujos que expondrá la Casa de la Cultura. Y entre las estampas del monasterio de Vega de Espinareda o del puente del Burbia, más de uno disfrutará con las vistas de la antigua cárcel de Ponferrada enmarcada por el arco de la Torre del Reloj o del desaparecido Arco del Paraisín; dos ejemplos de la distinta suerte que corrieron las puertas antiguas del recinto amurallado de la ciudad medieval. El Arco del Paraisín, del que todavía se conserva alguna vieja postal en blanco y negro, lo derribaron en la posguerra porque era un obstáculo para el paso de los vehículos a motor. Y si el arco de la Torre del Reloj evitó la piqueta fue porque era más ancho —hasta el punto de que podían pasar algunos autobuses— y la estructura que sustentaba, más simbólica. González dibujó las dos en la serie que exhibirá la Casa de la Cultura.

Postal y dibujo de Paco González del desaparecido Arco del Paraisín. CC
Postal y dibujo de Paco González del desaparecido Arco del Paraisín. CC
                      Antigua cárcel desde la Torre del Reloj. CC
Antigua cárcel desde la Torre del Reloj. CC

Diario de León, La Hora Leonesa, La Luz de Astorga, o las revistas Tierra de León y del Instituto de Estudios Bercianos fueron otras de las publicaciones con las que colaboró un investigador que en 1964 —cuenta quien fue su ayudante con 13 años, Paco Vuelta— recorrió los pueblos del Sil para grabar la forma de hablar de sus habitantes. Aquel primitivo magnetófono «era más grande que yo y casi no podía con él», recordaba ayer Vuelta, que todavía guarda las cintas originales. El resultado fue un estudio filológico que tituló El habla de Toreno, publicado en 1983.

En la huerta de su padre

Paco González fue un impulsor del Archivo Histórico de Ponferrada cuando en los años setenta ordenó y catalogó de forma altruista buena parte de los documentos que consultó en el desván de la Casa Consistorial. Así fue como escribió sobre temas históricos en Los privilegios de Ponferrada (1976), Retirada de Moore y batalla anglofrancesa de Cacabelos (1987), Fundación y dotación del monasterio de Carracedo, según el manuscrito de Fray Gerónimo Llamas (1993) o en Cárceles ponferradinas. Horcas, rollos y picotas. (1997).

Catedrático y director de instituto en Teruel, y fallecido en Zaragoza en 2009, a Francisco González le dedicaron en sus últimos años una calle en Ponferrada. «Donde ahora está mi nombre en una placa tenía mi padre una huerta en la que yo doraba el lomo con el sol de agosto», dijo entonces. El día en que murió, el Ayuntamiento de Toreno, que le había premiado con la Picota de Plata, decretó tres días de luto y anunció que reeditaría el libro elaborado con las grabaciones de aquel viejo magnetofón que era más grande que Paco Vuelta.

Paco González y su autorretrato. ARCHIVO PACO VUELTA  CC
Paco González. A la derecha, autorretrato. ARCHIVO PACO / VUELTA CC
El puente del Burbia en Villafranca del Bierzo. CASA DE LA CULTURA
El puente del Burbia en Villafranca del Bierzo. CASA DE LA CULTURA

Cien años de ‘Gondemar’, el filólogo que dibujaba los arcos antiguos de Ponferrada
Comentarios