lunes 18/1/21
Supervivencia

El comercio sostiene el Black Friday pero acusa el cierre con Valdeorras

Los habitantes de la vecina comarca gallega son una fuente de ingresos importante en Ponferrada
La dependienta y dos clientas de una tienda de Ponferrada, ayer en pleno Black Friday. L. DE LA MATA
La dependienta y dos clientas de una tienda de Ponferrada, ayer en pleno Black Friday. L. DE LA MATA

El comercio de Ponferrada ha conseguido mantener el tipo en el Black Friday a pesar de las restricciones impuestas y el volumen de ventas está al nivel del año anterior, frente a otras zona que sí han acusado una drástica reducción del consumo.

El presidente de la Asociación de Comercio Urbano Templarium, Felipe Álvarez, explicó que la contención del gasto de la ciudadanía se nota desde hace meses y que el cierre de la hostelería y la mengua de la vida social influye de manera importante en la caída de las ventas —sobre todo de textil y calzado— pero los descuentos de los dos últimos días han cumplido su función de efecto llamada y ha habido movimiento a pesar de que la previsiones eran poco optimistas.

Sí ha influido negativamente el cierre perimetral de Castilla y León que impide a los valdeorreses acercarse a Ponferrada para hacer sus compras.

El plan de tarjetas de fidelización desplegado por Templarium —se han entregado 8.000 unidades desde su implantación en 2018— ha demostrado el peso del gasto que los habitantes de la vecina comarca de Valdeorras hacen en el comercio de proximidad de la capital berciana, como también el de los vecinos del medio rural más alejado de la urbe.

«Hemos hecho un estudio con la información recogida en la base de datos y nos hemos llevado una grata sorpresa, ya que hay mucha gente de fuera del núcleo urbano de Ponferrada y de Valdeorras que compra en los comercios de Ponferrada, principalmente productos que no hay en grandes superficies», explicó Felipe Álvarez.

Por lo tanto, igual que los negocios de hostelería y restauración de Piedrafita del Cebreiro (Lugo) han notado la limitación impuesta a los bercianos que acuden en masa a comer, sobre todo los fines de semana; de este lado de la frontera con Galicia también ha influido el cierre perimetral. No en vano, pese a pertenecer a dos comunidades distintas, tan solo 50 kilómetros separan el Bierzo de Valdeorras y la mitad es autovía. Y en acciones promocionales como el Black Friday, esa afluencia se aprecia todavía más.

También ha sorprendido a los comerciantes asociados a Templarium el impacto positivo de la campaña de bonos de consumo puesta en marcha por el Ayuntamiento de Ponferrada y la Cámara de Comercio. Ya se han vendido más de 1.500 tarjetas con un valor individual de cien euros.

Por lo tanto y teniendo en cuenta que el plazo de adquisición se ha ampliado hasta final de año, el impacto económico hasta el momento es ya de 150.000 euros.

«Ha tenido mucha mejor respuesta de lo que pensábamos. No teníamos muchas esperanza y ha sido un éxito», celebra Felipe Álvarez, confiando en que las tarjetas todavía disponibles se vendan y ello permita levantar la ventas de cara a la campaña de Navidad.

Lo que no ha influido en la venta de los comerciantes del centro ha sido el cierre del Centro Comercial El Rosal. Por lo dicho, porque impera la contención del gasto. «Sí se ha notado en el ambiente, ha habido mucha más gentes por las calles», dice el presidente de Templarium.

El comercio sostiene el Black Friday pero acusa el cierre con Valdeorras
Comentarios