domingo 28/2/21
Con sede en Camponaraya

El Consejo Regulador de la IGP de la miel se creará a principios de año

La Asociación de Apicultores de León confía en tener el sello en el primer semestre de 2021
A97I3771_19280032
Muestra de una de las mieles de mayor calidad de las elaboradas en la comarca. ANA F. BARREDO

El Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) de la Miel de León se constituirá a principios de año, con sede en Camponaraya. La Asociación Leonesa de Apicultores (ALA) se encargará de la puesta en marcha de un ente totalmente autónomo, independiente de la asociación que ahora mismo aglutina a 580 productores de toda la provincia y regido por sus propios estatutos y un pliego de condiciones que ya está definido y que, entre otras cosas, diferencia claramente la procedencia de cada una de las mieles.

¿Qué quiere decir esto? Que aunque la miel del Bierzo formará parte de un sello de calidad provincial, porque el volumen de apicultores y de producción así lo exige, estará claramente identificada para que el comprador sepa qué está adquiriendo concretamente.

En el Bierzo

La sede del Consejo que aglutinará a productores de toda la provincia estará en Camponaraya

Los miembros de la junta directiva de la ALA estarán al frente del Consejo Regulador durante el primer año, para ponerlo en funcionamiento y dar los primeros pasos necesarios. Más allá, se convocarán elecciones y la nueva directiva que surja de ellas guiará el camino del ente a futuro. De momento, la IGP sigue siendo una aspiración, aunque la idea con la que trabaja la ALA es empezar a producir bajo su amparo en el primer semestre del año próximo.

El presidente de la Asociación Leonesa de Apicultores, Javier Morán, explicó que el Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl) ya ha dado su visto bueno verbal a toda la documentación presentada y que se ha comprometido a registrar esa autorización por escrito antes de que termine este año.

Miel diferenciada

El pliego de condiciones recoge la indicación del lugar de procedencia de cada una de las mieles

«Con este visto bueno definitivo que ya tenemos de manera verbal, porque hemos ido presentando informes para que nos fueran corrigiendo los errores, ya solo quedaría que el Itacyl enviara la documentación a la Comisión Europea, que suele tardar entre tres y cuatro meses en dar el r el Itacyl y tiene todos los avales.

En la provincia de León, hay poco más de 40.000 colmenas censadas y, de ese total, 38.000 están dentro de la Asociación Leonesa de Apicultores.

En un año de producción normal —los tres últimos han sido «caóticos», según Morán— cada colmena produce 20 kilos de miel, lo que son unas 800 toneladas al año. Y de ellas, algo más de 300 toneladas corresponden al Bierzo, a donde también pertenecen el 45% de los apicultores integrados en la ALA.

Todos pasarán a estar regidos por las normas del Consejo Regulador que se constituirá a principios de año, pero también podrán amparar su producto bajo la IGP, una vez que esté constituida, todos aquellos que lo deseen y que no sean socios. Los únicos requisitos serán que se dediquen al sector de manera profesional y que tengan registro sanitario.

El pliego de condiciones del nuevo Consejo Regulador ampara cuatro tipos de mieles: miel de castaño, miel de brezo, milflores de primavera y mielato de roble y encina. La producción de las dos primeras se circunscribe prácticamente de manera exclusiva al Bierzo.

Que sean estas cuatro y no otras las acogidas a la IGP implicaesultado», detalló Javier Morán, aventurando que será rápida, ya que el proyecto ha sido consensuado con el Itacyl y tiene todos los avales. En la provincia de León, hay poco más de 40.000 colmenas censadas y, de ese total, 38.000 están dentro de la Asociación Leonesa de Apicultores.

En un año de producción normal —los tres últimos han sido «caóticos», según Morán— cada colmena produce 20 kilos de miel, lo que son unas 800 toneladas al año. Y de ellas, algo más de 300 toneladas corresponden al Bierzo, a donde también pertenecen el 45% de los apicultores integrados en la ALA.

Todos pasarán a estar regidos por las normas del Consejo Regulador que se constituirá a principios de año, pero también podrán amparar su producto bajo la IGP, una vez que esté constituida, todos aquellos que lo deseen y que no sean socios. Los únicos requisitos serán que se dediquen al sector de manera profesional y que tengan registro sanitario.

El pliego de condiciones del nuevo Consejo Regulador ampara cuatro tipos de mieles: miel de castaño, miel de brezo, milflores de primavera y mielato de roble y encina. La producción de las dos primeras se circunscribe prácticamente de manera exclusiva al Bierzo. Que sean estas cuatro y no otras las acogidas a la IGP implica

El Consejo Regulador de la IGP de la miel se creará a principios de año
Comentarios