jueves. 30.06.2022

«No vamos a entrar en la Herrería de Compludo como un elefante en una cacharrería. Gestionarla no pasa por echar al actual herrero, sino por todo lo contrario», explicaba ayer el concejal de Urbanismo y Sostenibilidad Ambiental, Pedro Fernández, para confirmar que el Ayuntamiento de Ponferrada buscará la forma de que el actual encargado de enseñar y conservar la fragua, Manuel Sánchez, que ha tomado el relevo de su padre y de su abuelo en el cuidado del monumento, siga con la tarea que viene desempeñando en la empresa Vita et Natura et Legenda que explota turísticamente la histórica fundición.

Fernández puntualizó ayer que el acuerdo de compra todavía está lejos de ser definitivo. El Pleno deberá aprobar primero el reparto de los fondos de los remanentes, de los que el equipo de gobierno quiere obtener los 208.000 euros de la venta para adquirir el 80 por ciento de la propiedad. Fue el abogado que representa a ese porcentaje mayoritario de la propiedad el que contactó con el Ayuntamiento para poner la Herrería de Compludo a la venta.

En cualquier caso, la entrada de la fragua de Compludo en el patrimonio histórico municipal no pasa, insistió Fernández, por cambiar la forma en la que se enseña y se conserva el monumento, tarea que lleva a cabo Manuel Sánchez, el mayor conocedor de los mecanismos y del edificio. «No tendría sentido hacer otra cosa», insistió el edil de Urbanismo.

La concejala de Cultura, Concepción de Vega también señaló ayer, genéricamente, que la intención del Ayuntamiento es «mantener el mismo planteamiento de funcionamiento» de la Herrería. De Vega se mostró prudente respecto a una fórmula de gestión por definir, pero valoró el trabajo que realiza el actual herrero. «Es el alma y el corazón de la Herrería y es de justicia reconocerlo».

Contar con el actual herrero para enseñar y conservar el monumento