sábado 10/4/21

Courel ante Senado: «El Bierzo corre el serio peligro de acabar siendo una isla desconectada de la principal red ferroviaria del país»

courel
Gerardo Álvarez Courel, hoy en el Senado. BENITO ORDÓÑEZ

«Hoy seré el altavoz de miles de bercianas y bercianos que reclaman un futuro para su comarca, para nuestra tierra. Gentes que, como los habitantes de otros territorios que conforman la llamada ‘España vaciada’, sólo reclamamos para esas zonas de nuestro país justicia e igualdad».

Con ese alegato inicial, que resume también su intervención, el presidente del Consejo Comarcal del Bierzo, Gerardo Álvarez Courel, ha comparecido esta tarde ante la Comisión de Despoblación del Senado. Una comparecencia en la que ha puesto de manifiesto la situación de la comarca tras el final de su fuente de progreso durante más de un siglo, el carbón, y alertó de la falta de infraestructuras para competir en igualdad de oportunidades que otros territorios: «El Bierzo corre el serio peligro de acabar siendo una isla desconectada de la principal red ferroviaria del país», ha dicho Courel ante la llegada del AVE a Orense desde Zamora y la entrada en funcionamiento de la línea León-Asturias sin que en el Bierzo se haya movido un papel para mejorar el paso del Manzanal.

En la comparecencia también tomaron la palabras varios portavoces. Todos con discursos de guante blanco —hasta el PP, cuya representante, María José Heredia de Miguel, sólo le recordó que la Junta ha impulsado el nuevo acuerdo-marco— salvo el de la senadora berciana del PSOE Carmen Morán, quien aprovechó su turno para exigir a la Junta una financiación por ley para el Consejo y denunciar que es «el hijo no querido y abandonado». Morán acusó al presidente de la Junta de no transferir nuevas competencias y reclamó una mejora en materia sanitaria. Además, exigió que se construya el parque agroalimentario prometido por Juan Vicente Herrera.

De hecho, en su respuesta, tampoco Courel quiso entrar en las críticas a la Junta y mantuvo el tono institucional con una petición a Mañueco para que se implique en la creación del parque agroalimentario.

Hasta coincidió con el portavoz de Esquerra, Xavier Castellana, en que las mancomunidades e instituciones como el Consejo son la solución para los pequeños municipios. Juan Carlos Medina, del PNV, y Beatriz Martín, apoyaron también el discurso del presidente por su defensa del mundo rural.

La intervención inicial de Courel duró media hora. Un texto leído que ha estado preparando durante los últimos días y en el que quiso poner en valor la idiosincrasia del Bierzo, con su reconocimiento en el Estatuto de Autonomía de Castilla y León, o su condición de provincia en el siglo XIX, en el Trienio Liberal.

Además del AVE, Courel ahondó en otros problemas en materia de infraestructuras, como la paralización de la A-76 Ponferrada-Orense o la falta de apoyo para la Ponferrada-La Espina, para la que pidió la implicación de la Junta.

No olvidó tampoco Courel hacer una llamada a Endesa, que recordó que nació en el Bierzo, para que se implique en proyectos de futuro. «Después del cierre de la central térmica de Compostilla II, se da la paradoja de que la sociedad berciana reclama a esta empresa que no se olvide de un territorio que tanto aportó a su crecimiento». Y en tono reivindicativo, tampoco olvidó la situación «lamentable» del Hospital del Bierzo, por no tener los suficientes especialistas de oncología, lo que hace que «las personas que sufren cáncer tengan que desplazarse más de 100 kilómetros para recibir sus sesiones de radioterapia».

«Una España —resumió— que se moderniza y enriquece y otra España que se vacía y empobrece. Una España "de segunda" que aún no ha podido recuperarse de los drásticos recortes de años atrás. Una España que sigue esperando por esos proyectos que nunca llegan por culpa de las sucesivas crisis y también, por qué no decirlo, por la desidia de las administraciones que tienen la responsabilidad de invertir, y el dinero necesario para llevarlo a cabo».

Según explicó Courel, el actual declive demográfico de la comarca comenzó con la crisis económica de 2008, se agravó con el cierre de las minas y las térmicas y es aún ahora peor con la pandemia. En ese sentido, expuso algunos datos sobre la mesa, como que el 1 de enero de 2019 el Bierzo contaba con 122.394 habitantes y terminó perdiendo 1.373. «Desde 2009, la pérdida alcanza los 14.000 habitantes, más de un 10% de pérdida de población en poco más de una década», resaltó. Esa «sangría» se ceba, en su opinión, especialmente con los jóvenes, «que tienen que marcharse de El Bierzo ante la falta de oportunidades laborales. Con mucha suerte podrán conseguir un empleo precario y poco acorde a su formación académica. Lamentablemente la tasa de paro juvenil es algo que preocupa mucho en todo el país y que debemos afrontar de forma global y urgente. Pero siempre hay zonas donde esta tasa es tristemente grande, y el Bierzo es una de ellas. En el año 2020 el paro se ha incrementado en nuestra comarca un 17,95%», añadió. Además, puso en valor el Banco de Tierras o proyectos como el Ponfeblino.

Courel ante Senado: «El Bierzo corre el serio peligro de acabar siendo una isla...
Comentarios