sábado 07.12.2019

Crece la apertura de colmenares en la comarca como una alternativa a la crisis

Una veintena de nuevos emprendedores se suman a la producción de miel.
Crece la apertura de colmenares en la comarca como una alternativa a la crisis

Con 16.000 personas apuntadas a las oficinas del paro en el Bierzo y con la coyuntura económica en números rojos, vuelven a repuntar con fuerza las ancestrales labores de producción rural para lograr un complemento al sustento diario. Así, en la comarca se detecta ya un considerable aumento de personas que han optado por abrir colmenares y producir miel. Una veintena más de manera oficial, pero la cifra es mayor si se cuentan a los que están instalando menos de diez colmenas.

La Administración considera apicultor profesional aquél que tiene registradas más de 150 colmenas, pero en el Bierzo apenas son menos de 50 los que cumplen este requisito, según los datos oficiales que maneja la Asociación de Apicultores leonesa. El representante de este colectivo, Ángel Juárez Robles, asegura que la apicultura en la provincia de León y por extensión en el Bierzo «es esencialmente hobista», puesto que la media de colmenas que manejan la mayoría de sus socios podría establecerse en torno a 25; a excepción de los profesionales, de los cuales la media sería de entre 250 y 300 colmenas.

En los últimos meses han sido una veintena de emprendedores bercianos los que se han interesado y tienen en marcha proyectos para poner en funcionamiento un colmenar. Se trata de iniciativas con visos profesionales, dado que son más —especialmente jóvenes y no tan jóvenes en paro— los que instalan colmenas para producción propia.

El último proyecto que se conoce y para el que se ha solicitado autorización es el que se promueve en el municipio berciano de Corullón, donde un promotor pretende instalar unas setenta colmenas.

La asociación de apicultores engloba en la actualidad 342 socios, que tienen registradas, en números redondos, alrededor de 18.500 colmenas en toda la provincia. Según los datos aportados por Juárez Robles, la producción media establecida para colmenas estantes —aquellas que no realizan trashumancia y que en la provincia es prácticamente del 100%— está establecida, para un año normal, en torno a 10 y 12 kilos por colmena y año.

La campaña pasada de miel obtuvo, en contra de todo pronóstico, «una buena producción». Así, se puede calcular una media de 20 kilogramos de miel por colmena, lo que arrojaría una cifra de producción aproximada de 370 toneladas de miel. Son datos de producción que serían sólo del colectivo asociado y a nivel provincial. Un cuarto de esa cantidad correspondería al Bierzo.

De los 342 socios, aproximadamente una cuarta parte tienen sus asentamientos en el Bierzo. «Aunque últimamente, a raíz de las jornadas técnicas que se celebraron en mayo en la Cámara de Comercio y la fiesta anual de la asociación, con jornada técnica incluida y celebrada en al Ciuden, ha habido una cantidad importante de nuevas incorporaciones», destacando apicultores que comienzan de cero.

Crece la apertura de colmenares en la comarca como una alternativa a la crisis