viernes 28.02.2020

Cruz Roja cierra el centro de día de Villafranca y reorienta su actividad

La falta de subvención y el bajo número de usuarios han obligado a poner fin al servicio
Acceso al centro de Cruz Roja de Villafranca del Bierzo, en imagen de archivo.
Acceso al centro de Cruz Roja de Villafranca del Bierzo, en imagen de archivo.

Los cambios en la regulación de las prestaciones por dependencia a las que pueden acceder los usuarios dejaron a Cruz Roja Española sin la subvención que venía percibiendo para mantener el servicio de centro de día en Villafranca del Bierzo. Eso unido a que el 60% de las 30 plazas estaban descubiertas ha llevado a la organización a tomar la decisión de poner fin a este servicio y redirigir el centro hacia otro tipo de actividades, también destinadas a la promoción de la autonomía personal de la población mayor de 65 años, pero puntuales y abiertas.

Mantener el centro de día como venía funcionando desde finales de 2011 era insostenible, según explica la coordinadora provincial de Cruz Roja, Marta Cuesta. De hecho, durante el último año, el servicio dejó de ser gratuito para los doce usuarios —algunos con alzheimer y otras demencias— que acudían diariamente al centro y que pasaron a pagar una cuota en función de sus ingresos y de su casuística concreta. Una aportación que, aún así, ha sido insuficiente y el 31 de diciembre fue el último día de funcionamiento. Los usuarios han tenido que buscar otros recursos y algunos de los seis trabajadores han sido reubicados dentro de la propia organización. Este es el caso del trabajador social, que continuará prestando el servicio de videoatención para estimular las funciones cognitivas. Quienes hacían uso de este servicio podrán seguir haciéndolo aunque no funcione el centro de día.

«Hemos decidido hacer algo que nos parece más interesante para la población en general, que es reconvertir el acceso a este servicio y que en lugar de ser un centro de día, sea un espacio abierto al que las personas mayores de 65 años que vivan en la zona puedan acudir a actividades semanales», explicó Marta Cuesta. Un nuevo modelo de atención que echará a andar el día 29 de este mes, el próximo miércoles. «Ya empezaremos a desarrollar actividades que van desde gerontogimnasia, actividades de promoción de la autonomía personal, talleres de memoria y de estimulación cognitiva, promoción de hábitos de vida saludables, actividades para promover la movilidad y todo lo que vaya surgiendo en función de los intereses de los usuarios», apuntó la coordinadora provincial de Cruz Roja, poniendo también como ejemplo los talleres vinculados a las nuevas tecnologías.

Si bien prescinde del servicio de centro de día, el edificio de Cruz Roja de Villafranca seguirá funcionando, además de para dar cabida a las actividades ya descritas, como asamblea comarca para las funciones propias de la organización. Mientras tanto, los usuarios que asistían a diario al centro de día han tenido que buscar soluciones alternativas. Algunos han recurrido a Alzheimer Bierzo para acceder al centro de día que esta asociación gestiona en Flores del Sil (Ponferrada). No obstante, lo máximo que han podido es entrar en una lista de espera en la que ya figuran sesenta personas, según han confirmado fuentes de la propia asociación.

Cruz Roja cierra el centro de día de Villafranca y reorienta su actividad