miércoles 20/10/21

La cueva de San Genadio sufre ataques en su entorno exterior

La piedra está ennegrecida en algunas paredes por culpa de hogueras
Imagen exterior de la Cueva de San Genadio, cerca de Peñalba de Santiago. DL

Llegar andando desde Peñalba de Santiago a la Cueva de San Genadio es una de las rutas más más espectaculares del Bierzo. Y entrar en el lugar donde oró el santo un atractivo a poner en valor para comprender la importancia de la Tebaida berciana. Sin embargo, como pasa en tantos lugares de interés, en este caso la entrada a la cavidad no ofrece la mejor imagen, con restos de hogueras que han ennegrecido la piedra y pintadas marcadas con el fin de hacer daño.

Aunque la mayoría de los visitantes respetan las normas, sobre todo en el interior donde hay un cartel que pide que no se lleven nada —la ruta desde Peñalba está perfectamente indicada con carteles nuevos—, el entorno de la entrada no es el mejor, algo difícil de corregir ya que tampoco se puede mejorar mucho la seguridad. Casi, más bien, hay que dejar todo a la buena conciencia de los excursionistas por la distancia a la que está del pueblo.

Relevancia
La ruta hasta donde oró el santo es una de las más importantes de la comarca

San Genadio (El Bierzo, 865 – Peñalba de Santiago, hacia 936) fue un religioso benedictino, eremita, obispo de la diócesis de Astorga entre 899 y 920 y fundador de varios monasterios en el Bierzo. Aclamado como santo poco después de su muerte, las cuevas adonde supuestamente se retiró fueron objeto de veneración por los fieles católicos, que acostumbraban a peregrinar a ellas en romería y a recoger tierra de su suelo, que suponían curativo, dice la web de Peñalba.


Restos de una hoguera a las puertas de la Cueva. DL

La cueva de San Genadio sufre ataques en su entorno exterior
Comentarios