lunes 24/1/22
Jóvenes haciendo botellón en Ponferrada.

La marihuana, el alcohol y el tabaco —en este orden— son la principal causa de adicciones entre la gente joven, que cada vez se inicia más pronto en el consumo de algún tipo de drogas y, en su mayoría, llegan a ser policonsumidores, incluyendo también las denominadas drogas sintéticas. El cannabis es, por encima de todas, la sustancia más consumida, entre otras cosas porque «no hay una conciencia por parte de los adolescentes de que ésta sea un problema», explicó el presidente de Proyecto Hombre, Jorge Juan Peña.

Se consume más y también se busca más ayuda, especialmente desde la creación, hace aproximadamente dos años, de Proyecto Joven, dirigido a personas de entre doce y 21 años. La apertura de este programa especial independiente de Proyecto Hombre ha permitido acabar con el tabú de esta entidad entre los menores y sus familias, que se deciden antes a buscar ayuda. El año pasado, 67 jóvenes pasaron por este programa de ayuda, 42 de ellos nuevos —el doble que en el 2010—. Llegan bajo el brazo de sus padres, que han descubierto que fuman porros. «Nos hemos dado cuenta de que en muchos casos la adicción al cannabis está asociada al tabaquismo y al consumo de alcohol, pero es curioso que los padres no se deciden a buscar ayuda hasta que no lo ven consumir porros, como si fumar o beber a determinadas edades lo vieran normal», apuntó Peña, aclarando que alcohol y tabaco marcan el origen de todo.

Es reseñable también que más de la mitad de los chavales que buscan ayuda para superar su adicción llegan a Proyecto Joven marcados por problemas con la Justicia —robos, vandalismo, consumo de estupefacientes, etcétera—. Es éste otro de los motivos que hace reaccionar a los padres. Son, en su mayoría, varones (el 80%), con una edad media de 16 años, que todavía estudian (el 76%). Acuden al centro acompañados mayoritaria de su madre o de ambos progenitores. Sólo el 2,3% de los pacientes acude a terapia del brazo de su padre.

42 jóvenes entraron por primera vez en el programa y once fueron dados de alta. Recibieron el alta terapéutica tras haber abandonado el consumo de cualquier sustancia.

El debut de Proyecto Joven dispara el número de menores en busca de ayuda