lunes. 04.07.2022

Desarticulada una red de tráfico de cocaína con lazos con un clan gallego en Ponferrada

Hay seis detenidos y se ha intervenido un kilo de droga que cortada para la venta hubiera alcanzado los 180.000 euros
                      Algunos de los vehículos intervenidos. POLICÍA NACIONAL
Algunos de los vehículos intervenidos. POLICÍA NACIONAL

Seis detenidos, dos puntos de venta de droga en Ponferrada desactivados, un kilo de cocaína intervenido que en el mercado, ya seccionado en dosis, hubiera alcanzado los 180.000 euros; cuatro vehículos, equipos informáticos, teléfonos móviles, documentos y 20.000 euros de dinero en efectivo incautados. Este es el resultado de la operación Borsaure que agentes de la comisaría de la Policía Nacional de Ponferrada han llevado a cabo en los últimos meses y que se cerró el pasado martes día 14, justo cuando se iba a producir un nuevo trasvase de droga entre Galicia y la capital berciana.

La investigación comenzó en julio, cuando la Policía Nacional tuvo conocimiento de que en una vivienda del centro de la ciudad, donde residía la primera persona sobre la que los agentes pusieron el foco, se estaba vendiendo droga. «A este domicilio acuden, con cierta asiduidad, consumidores de cocaína y se corrobora que varias de estas personas serían, a su vez, vendedores a menor escala de dicha sustancia a los consumidores finales», recoge el informe policial.

El dispositivo de vigilancia y control establecido por la policía en el entorno del piso que era a su vez un punto de venta de cocaína permite también confirmar que uno de los individuos que acude al mismo procede de Galicia, si bien en este momento estaba residiendo en la parte alta de la capital berciana. «Este sujeto sería la persona de confianza del principal investigado y el encargado tanto de la distribución de la sustancia al resto de distribuidores, como de efectuar los viajes a la comunidad autónoma gallega para surtirse de la misma», relataron fuentes policiales.

Pero no solo él iba a Galicia, también el principal investigado lo hacía y así lo corroboraron los efectivos encargados de la investigación. «Efectúa viajes regulares, aparentemente con fines lúdicos que estarían encaminados a mantener contactos con distribuidores a gran escala de sustancias estupefacientes», detalla el informe que ayer hizo público la Policía Nacional. Ese contacto resultó ser el hijo del histórico contrabandista Manuel Prado López, que está encarcelado en Mansilla de las Mulas desde el año 2012 por su involucración una operación en la que el Grupo Especial de Operaciones de la Policía (GEO) interceptó, en aguas de Cádiz, un barco con un alijo de 3.200 kilos de cocaína.

Una vez descubierto que el contacto del investigado en la comunidad vecina era un miembro del clan de los Prado Padín, los agentes se percataron de la envergadura de la operación. Tanto que con las detenciones realizadas esta semana se ha frustrado la creación de «un consorcio que pensaba llevarse a cabo entre el clan de Galicia y los individuos ubicados en Ponferrada para posteriores envíos de sustancia estupefaciente y su distribución a una mayor escala» en la capital del Bierzo.

El golpe final

En el transcurso de las investigaciones, la Policía Nacional pudo enterarse de que el día 14 de este mes iba a producirse un envío de cocaína desde Galicia a Ponferrada. Además, los agentes pudieron comprobar como, durante los días previos a este viaje, los miembros de la red de tráfico de droga asentados en la capital berciana habían estado «recolectando dinero con la finalidad, presumiblemente, de adquirir la sustancia».

A las 19.00 horas del día señalado, los investigadores detectan la presencia de un coche de gran cilindrada en la avenida de Asturias. En él viajaba el hombre investigado con domicilio en Galicia y relacionado con un clan de narcotraficantes. «En un momento dado, se para al margen de la carretera y mantiene un contacto con dos vehículos ocupados por otros tres investigados», relató la Policía Nacional. Inmediatamente, los agentes proceden a su interceptación y detectan un kilo de cocaína y cerca de 20.000 euros en efectivo. Por este motivo, las cuatro personas fueron detenidas y los tres coches intervenidos.

La operación culmina, más tarde, tras la realización de tres registros domiciliarios en Ponferrada y la detención de otras dos personas, en este caso las parejas sentimentales de dos de los detenidos con anterioridad.

El material intervenido

Además del kilo de cocaína y los 20.000 euros, en la operación Borsaure también fueron intervenidos un kilo y medio de sustancia de corte, cuatro vehículos, incluidos uno de alta gama y un Bugy Polaris; teléfonos móviles, envasadoras al vacío, balanzas de precisión, ordenadores y notas manuscritas.

Gracias a esta intervención que ha permitido desmantelar un grupo organizado y dos puntos de venta de droga, la Policía Nacional ha conseguido retirar del mercado «unas 6.000 dosis de cocaína que podrían haber alcanzado el precio de unos 180.000 euros».

Todos los detenidos, las diligencias instruidas y el material intervenido ya han sido puestos a disposición el Juzgado de Instrucción 3 de Ponferrada.

Desarticulada una red de tráfico de cocaína con lazos con un clan gallego en Ponferrada
Comentarios