sábado 31/10/20
Desarraigados

El día que Palacios pasó al Bierzo sin sentirlo

Cuando están a punto de cumplirse 15 años desde que se aprobó su adhesión al Consejo Comarcal, el sentir general continúa siendo de lejanía
Una vecina de Palacios cruza la carrera CL-631 que comunica Ponferrada con Villablino. LUIS DE LA MATA

Ni es un tema de conversación en el bar ni nadie en Palacios del Sil duerme peor por pertenecer al Bierzo, pero cuando están a punto de cumplirse quince años desde que el Ayuntamiento aprobó, en Pleno, la incorporación de este municipio al Consejo Comarcal, el sentimiento general sigue siendo de distancia, sobre todo entre la población de mayor edad.

En Palacios son del Bierzo pero no lo sienten como tal. No hay arraigo y aunque las opiniones son tan variadas como los gustos, el sentir mayoritario es el que es: Palacios siempre fue concejo único, el de Ribas el Sil. Ni Laciana ni el Bierzo. Y quince años después, aunque no se habla de ello, sí se piensa.

No hay entre sus habitantes pretensión alguna de independencia y, desde luego, se mantienen alejados de cualquier debate político.

Ellos hablan desde el sentimiento y con eso no hay burocracia que pueda. «No me siento berciano ni lacianiego, soy de Palacios del Sil», dice José.

Y tiene sentido hablar de Laciana porque la relación con su capital es mucho más estrecha que la que existe con Ponferrada, según reconocen los propios vecinos.

En Villablino está el centro sanitario de referencia y también el partido judicial. La simple distancia física es menor y ello ha propiciado históricamente una relación social más cercana. Por no hablar del habla o del paisaje.

«De aquella no se consultó a los vecinos», recuerda Camino. Y eso, quizás, es lo que más molestó a una gran parte de la población. «Nunca sabremos si la mayoría estaba de acuerdo, pero lo cierto es que hubo malestar porque fue una decisión única del Ayuntamiento», reconoce.

Oposición de la Junta

El entonces presidente del Consejo asegura que la Junta temía un «afán expansionista» del Bierzo

Sea como fuere, el paso se dio en diciembre de 2005. El Pleno municipal aprobó la incorporación a un Consejo Comarcal formado entonces por 37 municipios y lo hizo con los votos a favor de los cinco concejales del PSOE que gobernaba el Ayuntamiento y de dos de los tres ediles del PP.

En contra votaron el tercer edil popular y el concejal de Izquierda Unida, que entendían que Palacios del Sil debía preservar su singularidad.

«La gente siempre ha tenido la idea de que hacia el norte tenemos Laciana y que el Bierzo empezaba en Páramo del Sil. Aquí, el sentimiento es que Palacios tiene su fisonomía y su historia. Ni hemos sido de Laciana nunca, ni éramos del Bierzo hasta hace quince años.


La vida de los vecinos transcurre ajena a cualquier polémica. LUIS DE LA MATA

La gente lo acepta, no hay problema, pero el sentimiento de ser único pervive», explica el alcalde, Roberto Fernández. Él asegura que lo que se hizo en 2005 no trascendió lo meramente administrativo, con la idea acertada o no de poder acceder a los servicios y prestaciones que ofrecía el Consejo Comarcal.

También así lo entiende el que por aquel entonces era presidente de la institución berciana, el socialista Ricardo González Saavedra, que subrayó la «oposición férrea de la Junta de Castilla y León, por miedo a un posible afán expansionista del Consejo Comarcal».

Un sentimiento

«Ni me siento berciano ni lacianiego. Soy de Palacios del Sil», resume uno de los vecinos

Saavedra recuerda que la adhesión se hizo por iniciativa propia del Ayuntamiento de Palacios del Sil.

El entonces alcalde, el socialista Orlando López, lo propuso y lo llevó a cabo por los beneficios que entendía que iba a suponer para las once localidades que conforman el municipio, sobre todo en lo que a gestión forestal y medioambiental se refería, también por los servicios en materia de informática que brindaba la administración comarcal y otra serie de cuestiones de carácter administrativo.

«Yo creo que sí que hubo mejoras, como poder acceder al Servicio de Asistencia a Municipios (SAM). Otra cosa es que la gente haya visto reflejo de ello, es decir, si los vecinos han sido o no conscientes de esa mejoras», apunta el expresidente comarcal, que también reconoce la existencia de un trasfondo político y que, posiblemente, de no haber estado gobernado por el PSOE, el Ayuntamiento de Palacios del Sil no hubiera dado el paso para convertirse en el municipio número 38 del Bierzo. De hecho, también el PP en el Consejo se opuso en bloque, apuntala.

«Fue un tema de mera gestión administrativa, aunque desde fuera del Bierzo se enfocó también como una cuestión política y territorial. En aquellos años, la relación con la Junta de Castilla y León era muy difícil, había mucha tensión política ya previa a la adhesión de Palacios y esto la remató», recuerda González Saavedra.

Sin consulta

Los vecinos recuerdan que no se consultó al pueblo, que la decisión la tomó el Ayuntamiento

Tampoco la Diputación de León —también gobernada por el PP— se mostró partidaria; aunque en su caso, como no le afectaba desde el punto de vista competencial, no hizo tanto ruido. «Me amenazaron desde Valladolid, desde León, de todos los sitios por sacar adelante este asunto», añade.

Amenazas y tensiones que quedaron resueltas pese a todo y, ya en 2010, la modificación de la Ley de la Comarca, que ahora está a punto de experimentar una nueva evolución, incluyó oficialmente a Palacios del Sil dentro del territorio berciano. «La Junta quiso cerrar la comarca, delimitar definitivamente las fronteras no fuera a ser que otros ayuntamientos hicieran lo mismo», considera González Saavedra.

Lo cierto es que sí hubo interés de otros municipios, aunque nunca se llegó a materializar en nada. Tras el paso dado por Palacios del Sil, algunos ayuntamientos de La Cabrera se mostraron partidarios de hacer lo mismo. «Tuvimos reuniones en Ponferrada, se habló del tema, pero no fructificó en nada», asegura el que de aquella era presidente del Consejo Comarcal.


Camino recuerda que en 2005 hubo malestar. LUIS DE LA MATA

«¿Ya vas para el Bierzo?», suelen preguntar en Palacios a quienes viven en Ponferrada y regresan a casa tras pasar el fin de semana en el pueblo. Esa pregunta basta para definir el sentimiento de pertenencia.

Perciben el Bierzo como algo ajeno aunque ellos forman parte de él. Ahora son 950 habitantes de Palacios, Corbón del Sil, Cuevas del Sil, Matalavilla, Mataotero, Salientes, Susañe, Tejedo del Sil, Valdeprao, Valseco y Villarino. En 2005, rondaban los 1.500 y llevaban de la mano 24.000 hectáreas de un patrimonio natural envidiable que, además, concentra una importante población osera.

Que si los vecinos perciben las mejorías que en su día alegó el Ayuntamiento para entrar en el Consejo y que ayer mismo destacó el que era su presidente, lo cierto es que no. «No notamos cambio alguno», dicen en el bar.

El día que Palacios pasó al Bierzo sin sentirlo