viernes 25/9/20

La Diputación y el Consejo impulsan el Banco de Tierras en un nuevo convenio

La institución provincial aportará 90.000 euros para su presupuesto y la comarcal, 22.500
Eduardo Morán y Gerardo Álvarez Courel se saludan con el nuevo gesto que dice la OMS, ayer. J. CASARES / EFE
Eduardo Morán y Gerardo Álvarez Courel se saludan con el nuevo gesto que dice la OMS, ayer. J. CASARES / EFE

La Diputación de León escenificó ayer su apuesta por el Banco de Tierras del Consejo Comarcal con la firma entre los dos presidentes del nuevo convenio, al que la institución provincial aportará 90.000 euros. El acto tuvo lugar ayer en León, en el Palacio de los Guzmanes, donde quedó patente la sintonía entre ambas instituciones para un proyecto que, desde su creación en 2013, ha logrado recuperar 2.118 parcelas.

El presidente de la Diputación, Eduardo Morán, incidió en su importancia para rescatar fincas baldías que, de otro modo, estarían abandonadas en la comarca al tiempo que pidió a la Junta una mayor celeridad para avanzar en las concentraciones parcelarias en varios pueblos sin dejar de reconocer que «no es fácil» poner de acuerdo a los propietarios.

El 80% de las fincas recuperadas por el Banco de Tierras son viñedos, lo que muestra, a juicio del presidente de la Diputación, la pujanza de la Denominación de Origen Bierzo y su «marchamo» de calidad, como lo ha puesto de actualidad también los recientes galardones en el Concurso Mundial de Bruselas, con dos oros y siete platas. El Bierzo es, precisamente, una de las zonas vitivinícolas con más viñedo viejo, por lo que el Banco de Tierras hace una labor fundamental, insistió Morán.

Para el presidente del Consejo Comarcal, Gerardo Álvarez Courel, el Banco de Tierras no sólo hace ese trabajo de mediación entre aquellos propietarios que ya no las cultivan y posibles destinatarios; «también ofrece formación», explicó. El Consejo Comarcal aporta el otro 20% del presupuesto —22.500 euros— y ha organizado desde el inicio del proyecto 35 talleres por los que han pasado cerca de mil personas.

El proyecto ha ofrecido parcelas a agricultores, algunos de productores ecológicos, y también ha logrado la creación de una cooperativa, en una comarca donde la agricultura tiene un gran potencial. Courel recordó que el Bierzo cuenta con siete sellos de calidad y que es necesario insistir en la promoción de sus productos no sólo en la comarca, como hace el Consejo con gran aceptación, sino en toda la provincia. «Tenemos una provincia espectacular y tenemos que consumir productos locales», enfatizó en su visita a la sede de la Diputación.

Al acto asistieron también el vicepresidente Matías Llorente y la directora del Banco de Tierras, Beatriz Anievas.

En los ocho primeros meses de este año se han adjudicado 391, 321 de ellas para viñedo, 39 para horticultura, 10 para nueva plantación o aprovechamiento de frutales, dos para castaños, dos para apicultura, 16 para pastos y una parcela para reforestación.

La subvención de la institución provincial está dirigida a financiar los gastos de funcionamiento. El Banco de Tierras ofrece servicios de promoción, dinamización, intermediación, gestión y asesoramiento dirigidos a la formalización de contratos de arrendamiento o contratos temporales de fincas baldías. También al asesoramiento a los propietarios inscritos, y el procedimiento de arbitraje para la resolución de conflictos entre arrendadores y arrendatarios. Este servicio de utilidad pública e interés social sirve para fomentar la actividad agrícola, ganadera y forestal, dice el acuerdo suscrito.

La Diputación y el Consejo impulsan el Banco de Tierras en un nuevo convenio