sábado 24.08.2019

El ejecutivo comarcal acusa a la Junta de «jugar al gato y al ratón con el Consejo»

El PSOE se propone traer más competencias y Coalición por el Bierzo pide reformar la Ley de la Comarca
Cuellas, Courel y Carmen Doel, nueva vicepresidenta comarcal, ayer ne el Pleno. ANA F. BARREDO
Cuellas, Courel y Carmen Doel, nueva vicepresidenta comarcal, ayer ne el Pleno. ANA F. BARREDO

«La Junta ha estado jugando al gato y al ratón con el Consejo del Bierzo, soltando lago de sedal para a continuación ahogar a esta institución». Son las palabras que ayer usó el portavoz del equipo de gobierno socialista en la entidad comarcal, Antonio Cuellas, para adelantar durante el Pleno celebrado ayer que el Ejecutivo presidido por Gerardo Álvarez Coruel se ha propuesto dotar a la institución de «más contenido» con competencias «de la Junta y de los Ayuntamientos».

El portavoz de Coalición por el Bierzo y durante los últimos cuatro años vicepresidente del Consejo, Iván Alonso, fue aún más lejos y reclamó la reforma de la Ley de la Comarca después de haber cuestionado a la Junta por no haber firmado en ocho años el convenio marco con la entidad berciana. «La Junta jugó al escondite con nosotros», manifestó».

El debate sobre la voluntad real de la Junta para ceder competencias y permitir que el Consejo cuente con financiación propia, debate cronificado en la historia de la institución, se produjo al comienzo de una sesión plenaria convocada en el Centro Cultura Río Selmo de Ponferrada que sirvió para aprobar el organigrama y las retribuciones del equipo de gobierno, con una dedicación exclusiva de 2.659 euros brutos al mes y 14 pagas para el presidente comarcal, y del resto de consejeros por asistencia a los órganos de la institución.

El Consejo celebrará Plenos cada dos meses, en lugar de cada uno, ante la «falta de contenido» para las sesiones por falta de competencias, que no de trabajo en la institución, puntualizó el portavoz socialista ante los reclamos de la portavoz popular Rosa Luna. «Si no hay contenido, habrá que dárselo», instó. Y Cuellas aprovechó para pedirle que se dirija a su partido en Castilla y León y consiga que cambie de actitud sobre la cesión de competencias. «No tiene sentido hacer plenos cada mes», zanjó. Y salió en su defensa Iván Alonso, que votó con el PSOE y de nuevo mantuvo un vivo debate con Luna en buena parte de los puntos. «Si el Consejo tuviera el doble de competencias llevaríamos más asuntos al pleno».

Críticas del PP. Cuestiona las juntas de coordinación, que podrían suponer hasta 7.200 euros por consejero

Luna, muy activa en la oposición, aceptó que el presidente comarcal tenga una dedicación exclusiva, pero cuestionó que puedan celebrarse hasta 48 juntas de coordinación en el seno del ejecutivo socialista retribuidas con 150 euros por sesión —más que los 120 euros por asistir a los plenos— lo que supondría unos ingresos para cada consejero de hasta 7.200 euros anuales sin contar las retribuciones por asistencia a plenos. «Los políticos no solo trabajan en la Junta de Coordinación», le replicó Cuellas.

Y de nuevo Alonso salió al quite aunque ya no esté en el equipo de gobierno, para lamentar el «absurdo debate demagógico» sobre las retribuciones de los consejeros, un debate que calificó de «asqueroso». Y se preguntó; ¿no se va a poder dedicar a la política un obrero?».

Luna pidió, y Courel aceptó durante la sesión, la presidencia para el PP de la Comisión informativa de Cuentas, en vista de que el presidente comarcal ha reservado a USE y CB la representación en dos organismos externos. Courel entiende que el PP debe presidir la comisión para fiscalizar las cuentas del Ejecutivo.

El Pleno ratificó el nombramiento de la socialista Carmen Doel como vicepresidenta, sin dedicación, y las áreas de gobieron ya anunciadas para cada uno de los consejeros socialistas.

El ejecutivo comarcal acusa a la Junta de «jugar al gato y al ratón con el Consejo»