martes. 06.12.2022
Historia

El germen de un nuevo pueblo

Vega de Valcarce será el territorio de acción de un grupo de profesionales que ha diseñado un plan de desarrollo rural apoyado en el autoconsumo energético y los nómadas digitales, entre otras acciones
El Castillo de Sarracín es uno de los principales recursos a explotar de Vega de Valcarce. DL

Con la certeza de que es posible generar un «modelo atractivo, coherente y sostenible de pueblo» y la realidad ya demostrada en otras regiones de Europa, un grupo de profesionales de diferentes sectores (innovación de política pública, comunicación y marketing, consultoría energética, etcétera) han sentado las bases de un proyecto de desarrollo rural que aplicarán en Vega de Valcarce. El territorio de actuación podría haber sido cualquiera, pero han elegido este municipio berciano por la influencia de Atila, un ciudadano húngaro que hace años realizó el Camino de Santiago y se enamoró del Castillo de Sarracín. Desde entonces, es un férreo defensor de Vega y mejor embajador. Él es la persona que ha puesto en contacto al Ayuntamiento con este grupo de trabajo, coordinado por la analista de política pública residente en Reino Unido María Eugenia Angulo.

Los ejes de acción de este equipo son varios, empezando por el desarrollo de energías renovables que permitan el autoconsumo energético. «Dentro del nuevo marco legal, estamos intentando generar una comunidad de autoconsumo energético que permita reducir costes e invertir ese ahorro en generar más actividad», explica Angulo. Ejemplos de ello y de que es posible los hay ya en Baviera (Alemania). Lo que se persigue es aumentar la producción y el consumo energético que se genera a través de sistemas desarrollados dentro de la propia comunidad, en quien revierten los beneficios obtenidos, consiguiendo así solvencia para funcionar al margen de subvenciones públicas.

Un taller de inicio

La estrategia, que tiene detrás un año y medio de trabajo, se presentará el jueves en un taller

El plan orquestado pasa también por mejorar la productividad y la sostenibilidad de las prácticas agrícolas y ganaderas, y conseguir un entorno óptimo en materia de conectividad para ofrecer todo lo que necesitan los nómadas digitales, esas personas dispuestas a vivir en el medio rural para ganar calidad de vida sin renunciar a su profesión a través del teletrabajo.

La estrategia diseñada por este grupo en un año y medio de trabajo se apoya en dos ideas básicas: la diversificación y la innovación. Es decir, no apostar únicamente por un sector, no ligar el futuro de los pueblos únicamente al turismo y, en el caso de Vega de Valcarce, al Camino de Santiago. Ir más allá, desarrollar un nuevo modelo de pueblo y una economía sostenible es el objetivo del proyecto y, para ello, es necesario que se involucre la población local. «Hay oportunidades», garantizó la coordinadora del proyecto.

Precisamente, para sentar las bases de una colaboración conjunta en la que la suma de todas las partes (iniciativa pública y privada y vecinos) permita cambiar el esquema del municipio, se ha organizado un taller en el que el equipo de profesionales que promueve esta iniciativa se presentará a la sociedad y presentará su estrategia con la idea de empezar a tejer una red más amplia y explorar posibles fuentes de recursos y financiación. Será el jueves y el viernes en el Ayuntamiento de Vega.

Un equipo diverso

Profesionales de la consultoría energética, innovación de política pública o comunicación

Dos jornadas en las que se describirán los ejes de la estrategia diseñada, incluido el plan de eficiencia y consumo energético; se identificarán lugares de referencia con potencial dentro del municipio, se definirá una estrategia de comunicación y se estudiarán las posibles ayudas, tanto de España como de Europa, a las que se puede aspirar. Y es que si bien el objetivo a medio y largo plazo es «generar una situación de sostenibilidad financiera, una microeconomía autosuficiente sin tener que depender de ayudas públicas», para empezar a andar si hay que buscar recursos, explicó María Eugenia Angulo.

Los principales destinatarios de este primer taller son emprendedores, agentes y autónomos que pueden ser la locomotora que después tire de los propios vecinos, según explicó la alcaldesa de Vega de Valcarce, María Luisa González Santín. El objetivo es que todos se involucren. «Queremos generar un equipo de trabajo unido», dijo Angulo.

Precisamente, la regidora mostró ayer su enorme satisfacción porque su municipios haya sido el elegido para probar una estrategia innovadora de desarrollo rural. «El taller es el germen de lo que se puede conseguir en el medio rural», aseguró la alcaldesa de un municipio con 602 habitantes que sufre, como todos los del medio rural, la sangría de la despoblación.

El germen de un nuevo pueblo
Comentarios