sábado 15/8/20
Energía

El encendido de la red de calor de Ponferrada se retrasa hasta octubre

Las primeras comunidades de vecinos que quieran recibir la energía se podrán conectar en verano
La central de la red de calor con biomasa está ubicada en el barrio de Compostilla. L. DE LA MATA
La central de la red de calor con biomasa está ubicada en el barrio de Compostilla. L. DE LA MATA

La red de calefacción centralizada por biomasa de Ponferrada entrará en funcionamiento el próximo mes de octubre. Si bien su arranque estaba previsto para el ya concluido mes de marzo, la situación actual ha obligado a posponer el encendido. La obra está terminada y ya se han hecho las pruebas pertinentes de los equipos, así mismo «se han obtenido todos los permisos» para proceder a su puesta en marcha, que será ya la próxima temporada de calefacción, según han informado fuentes de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (Somacyl) consultadas por este periódico. Eso sí, las comunidades de vecinos que quieran conectarse a dicha red podrán empezar a hacerlo a partir de junio.

«Este verano ya se podrán conectar al sistema las primeras comunidades de vecinos interesadas en recibir la energía térmica necesaria para atender sus demandas de calefacción y agua caliente, pasando de quemar combustibles fósiles a utilizar una fuente de energía renovable, autóctona y con balance neutro de emisiones de CO2», detallaron desde Somacyl. Además, dichas comunidades residenciales podrán dejar de tener calderas propias en sus inmuebles, lo que —según las mismas fuentes— supone no solo «eliminar costes de mantenimiento y renovación de equipos», sino también «mejorar sustancialmente sus certificaciones energéticas, lo que genera valor añadido a futuras ventas».

Plan en marcha

Carbón Verde Energía ya está en contacto con varias comunidades de vecinos para el enganche

Para distribuir el calor desde la central ubicada en el barrio de Compostilla a los edificios privados, Somacyl sacó un concurso público cuyo adjudicataria fue la empresa berciana Carbón Verde Energía, la cual «está ya en contacto con varias comunidades para realizar su enganche a la nueva infraestructura energética», aseguran desde la sociedad pública dependiente de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León.

La red de calor con biomasa de Ponferrada ha sido diseñada para dar servicio de calefacción y de agua caliente sanitaria no solo a inmuebles residenciales, sino también a más de una veintena de edificios de titularidad pública pertenecientes tanto a la Junta de Castilla y León como al Ayuntamiento de la capital berciana. Precisamente, lo que sí está todavía pendiente es la firma del convenio con la administración local para iniciar la conexión de los edificios que son de su titularidad, entre los que hay centros educativos y sanitarios, instalaciones deportivas y edificios administrativos.

Cabe recordar también que el despliegue de la red de calor se ha estructurado por fases. La primera, ya ejecutada, ha consistido en la instalación de una caldera de 4,5 MW que se podrá ampliar con otras dos calderas de la igual potencia, hasta un máximo de 13,5 MW. El presupuesto de ejecución de la fase ya realizada ha superado los tres millones de euros.

El encendido de la red de calor de Ponferrada se retrasa hasta octubre