domingo 27/9/20

El espía Graham Green viajó al Bierzo

Un libro del profesor Carlos Villar Flor desvela el paso del escritor británico por la comarca en los años de la Transición, cuando recorrió España como informante del MI6 Su amigo y acompañante Leopoldo Durán fue profesor en Ponferrada
Una de las imágenes más conocidas de Graham Green, durante la Segunda Guerra Mundial. EFE
Una de las imágenes más conocidas de Graham Green, durante la Segunda Guerra Mundial. EFE

Graham Greene, el gran escritor británico, pasó por el Bierzo durante sus viajes por España durante la Transición. Así lo desvela el reciente libro «Viajes con mi cura», que reconstruye los quince viajes que realizó el novelista por la Península Ibérica entre 1976 y 1989, y en el que su autor, Carlos Villar Flor, profesor de la Universidad de La Rioja,

argumenta que no lo hizo como un turista más sino como informante del servicio secreto británico.

«El Bierzo, y en concreto Villafranca, fue muy importante para su amigo español, el sacerdote y profesor universitario Leopoldo Durán, y esto hizo que muchos de los viajes de Greene tuvieran ahí una parada obligada. Durán se ordenó como vicenciano, y cursó los estudios de teología en el seminario de Villafranca en 1936, y con el tiempo volvió allí como docente, entre 1943 y 1946. Luego se salió de la orden pero siguió siendo sacerdote secular, vinculado a la diócesis de Astorga hasta su muerte, y enseñó en el colegio diocesano San Ignacio de Ponferrada», explica Villar Flor a este periódico.

Villar Flor (Santander, 1966) aporta en su libro documentación inédita de esos viajes que ha logrado rescatar durante seis años de investigación en bibliotecas y archivos de Estados Unidos y Reino Unido.

Los viajes con su amigo gallego y sacerdote Leopoldo Durán inspiraron a Greene su principal novela hispana, «Monsignor Quixote» (1982). Tras la muerte de Greene en 1991, Durán, quien también era profesor de la Universidad Complutense de Madrid, publicó un libro con las memorias de su amistad, pero no incluyó una crónica detallada de estos quince viajes, que sí aparecen recogidos en sus diarios personales, legados tras su fallecimiento a la Universidad de Georgetown de Washington DC (Estados Unidos).

«Durante sus primeros viajes, Greene y Durán solían pernoctar una noche en Villafranca con los padres paúles, con los que Durán mantenía una excelente relación. En concreto, sus anfitriones se llamaban Pedro Pascual y Ramón Pérez Forneiro, y eran unos buenos vinateros, que daban a probar a nuestros viajeros vinos muy añejos, incluso de 40 años. Pasaron noche al menos en los viajes de 1977, 1978, 1979, 1980, 1981, y Greene siempre guardó un buen recuerdo», comenta el autor de esta investigación.

Hay constancia de que Durán le llevó a conocer el mirador de Corullón, y que pararon junto al lago de Carucedo para hacer pícnic, «pero no de que pararan en Ponferrada», añade este profesor en la Universidad de la Rioja.

Archivos y bibliotecas de Georgetown, en Boston —donde se conservan las miles de cartas que recibió Greene a lo largo de su vida—, Oxford y Londres fueron algunos de los destinos de Carlos Villar en su investigación.

Más allá que esos lazos personales de su amigo Leopoldo Durán, no hay constancia del interés de Greene por el Bierzo. Ni tampoco de que tuviera que ver con los maquis, ni con la lucha antifranquista en la comarca. «No hay constancia. Pero recordemos que viajó entre 1976 y 1989», aclara el autor.

En esa época, Greene se hizo amigo del socialista Enrique Tierno Galván, alcalde de Madrid entre 1979 y 1986, «pero quizás no fue el mejor puente para acceder a Felipe González, porque ambos eran rivales políticos, de modo que su jugada no fue del todo exitosa», añade. Villar Flor está especializado en el autor inglés Evelyn Waugh, de quien ha publicado numerosas traducciones al castellano, ediciones críticas y libros.

El espía Graham Green viajó al Bierzo