viernes. 02.12.2022

La Asociación Profesional de Agentes Medioambientales de León (Apafle) exigió ayer a la Junta de Castilla y León que establezca guardias de incendios con horarios compatibles con la vigilancia contra la pesca furtiva, al entender que al priorizar lo primero se está desatendiento lo demás.

Los agentes alertaron de que en los últimos días «se están produciendo incendios de precampaña de forma repetida», que están poniendo al servicio en una situación delicada. «Recibimos avisos tanto en horas laborales como fuera de nuestras horas de trabajo, y sin embargo, no hay agentes en la situación de disponibilidad para estas emergencias. Además, la administración descuida la vigilancia de la pesca, entre otras funciones, con el fin de atajar los incendios sin asumir gastos», asegura la nota de Apafle.

Los agentes cuestionan la organización del trabajo porque la administración «establece horarios de trabajo en los que hace prevalecer la disponibilidad en horas de mayor calor en detrimento de las primeras horas de la mañana y el ocaso, que son los momentos más importantes para la vigilancia de los ríos».

Apafle lo tiene claro. «Lo que se persigue es disponer de agentes que gestionen los incendios, debido a su obligación de acudir a estas emergencias, sin pagar la disponibilidad. Además del abuso sobre el personal, ya que la administración debe establecer el sistema de guardias cuando se prevea que se van a producir incendios, supone el riesgo de emergencias sin supervisión fuera del horario laboral».

Contradicciones

Y añaden los agentes que todo renduda en contra de la vigilancia de los ríos. «Creemos que es ilógico aprobar una legislación que impone la pesca sin muerte casi de forma exclusiva y luego dificultar la vigilancia contra el furtivismo en los ríos», concluye la nota de la asociación profesional de agentes medioambientales.

Exigen medidas para compatibilizar las luchas contra el fuego y la pesca furtiva
Comentarios