sábado 27/2/21
Desde el Ayuntamiento

Fabero negocia la compra de fincas de Uminsa para recuperar cultivos

El Ayuntamiento busca el asesoramiento del Banco de Tierras del Consejo del Bierzo
Viñedos junto al Pozo Alicia, en primer plano, con una vista general de Fabero al fondo. L. DE LA MATA

Del carbón al vino. Y a otros cultivos agrarios. El Ayuntamiento de Fabero negocia con el administrador concursal de la antigua Unión Minera del Norte (Uminsa) la compra, a un precio simbólico, de medio centenar de pequeñas parcelas adquiridas por antiguas explotaciones mineras a lo largo del último siglo para recuperarlas como tierra de cultivos con el asesoramiento del Banco de Tierras del Consejo del Bierzo. El Ayuntamiento, según informa la alcaldesa, Mari Paz Ramón, tiene localizadas una treintena de parcelas de pocos metros cuadrados en el polígono uno y una quincena en el seis que quiere poner a disposición de los jóvenes del municipio para volver a explotarlas como viñedos u otro tipo de producción agraria.

Sin actividad desde hace un lustro, Uminsa es la última propietaria de terrenos adquiridos en su día por empresas como Combustibles de Fabero y Antracitas de Fabero o el antiguo empresario Luis Méndez. Algunas de esas fincas que rara vez superan los trescientos metros cuadrados fueron adquiridas ya en la década de los años treinta, bien para ampliar instalaciones en previsión de que pudieran usarse como apoyo a la actividad extractiva. «Son propiedades de minfundio y en algunos caso no se usaron nunca y en otros sí», cuenta la alcaldesa.

Minifundio

El Ayuntamiento de Fabero tiene localizado medio centenar de parcelas de minifundio

Mari Paz Martínez ve en la compra a bajo precio del suelo, con escaso valor, una oportunidad para que el Ayuntamiento pueda ceder el suelo a jóvenes interesados, por ejemplo, en recuperar el cultivo de los viñedos en Fabero «ahora que el municipio también está incluido en el territorio del Consejo Regulador de la Denominación de Origen de los Vinos del Bierzo».

Formación

Martínez recurrirá al Banco de Tierras, un proyecto de recuperación de superficies agrarias abanadonadas en la comarca «que está funcionando muy bien» para darle un nuevo valor a todo ese suelo en el entorno de la cabecera del municipio, como ocurre con los terrenos próximos al pozo Julia, donde todavía sobreviven cepas de viñedos.

«Nos gusta la iniciativa del Banco de Tierras del Consejo porque no solo va a la recuperación del suelo, también a la formación» de quienes lo cultivan, aseguró la alcaldesa del municipio de la antigua cuenca minera de Fabero-Sil.

Fabero negocia la compra de fincas de Uminsa para recuperar cultivos
Comentarios