martes. 29.11.2022
Tribunales

El fiscal pide seis y cinco años para dos acusados de estafa en la venta de coches

El juicio estaba previsto para los días 28 de febrero y 1 de marzo, pero ha sido suspendido
                      Interior de un BMW del año 2014, en una imagen promocional. DL
Interior de un BMW del año 2014, en una imagen promocional. DL

Seis años de cárcel para el administrador de la firma Benabier SL y cinco para la administrativa, además del pago de indemnizaciones que suman 115.000 euros es lo que solicita la Fiscalía de Área de Ponferrada para los dos acusados de un delito continuado de estafa que supuestamente habrían cometido en el venta de una decena de automóviles entre los años 2015 y 2016. El juicio que estaba previsto en la Audiencia Provincial de León para los días 28 de febrero y 1 de marzo, ha sido suspendido sin fecha, según confirmó la Fiscalía.

El Ministerio Fiscal considera probado que los dos acusados, administrador y administrativa de la empresa dedicada a la compra venta y la reparación de coches usados pusieron en marcha «un plan preconcebido con el propósito de obtener un beneficio económico ilegítimo y aprovechando las relaciones comerciales que tenían» con quienes ahora les han denunciado.

El listado por el que la Fiscalía los considera autores de un delito continuado de estafa incluye operaciones con una decena de vehículos. El 12 de febrero de 2016, uno de los denunciantes vendió al acusado un coche BMW por 11.500 euros. «El acusado le pagó con un cheque sin fondos, lo que le supuso unos gastos bancarios de 517,95 euros», cuenta el fiscal en un caso instruido por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número uno de Ponferrada.

El 1 de septiembre de 2015, otro denunciante «dejó a los acusados un vehículo Ford Probe (...) con el objetivo de que lo vendieran y tras cobrar su comisión darle la parte correspondiente», narra el fiscal en su escrito de calificaciones. Sin embargo, los acusados, «tras engañar» al denunciante, «vendieron el coche valorado en 2.700 euros e intencionadamente no le entregaron dinero alguno al perjudicado». El 11 de marzo de 2016 «los acusados simularon vender el Ford Probe a un comprador que les pagó 2.000 euros tras firmar el correspondiente contrato «sin llegar a recibir en ningún momento el vehículo mentado».

Mercedes de 24.000 euros

El 10 de mayo de 2016, una cliente del taller dejó a los dos acusados su vehículo Mercedes, valorado parcialmente en 24.000 euros, para que le cambiaran las ruedas. «Lejos de tal actividad, los acusados procedieron a la venta ilícita del vehículo sin el consentimiento» de la denunciante, «quien no había autorizado la venta ni tampoco percibió cantidad algua».

En una fecha que no ha podido ser determinada, continúa la Fiscalía, otra cliente de la empresa dejó su Mini Cooper para que lo tasaran para una posible venta a cambio de una comisión. Pero «los acusados procedieron a la venta del vehículo», tasado en 8.500 euros, sin informar a la dueña.

En otra fecha también sin determinar, fue un BMW tasado en 9.500 euros el vehículo que vendieron sin el consentimiento de su dueño, que lo había llevado al taller de la empresa para someterlo a una revisión.El 9 de diciembre de 2015, los acusados, dice el fiscal, vendieron el mismo BMW por 4.680 euros. En marzo de 2016, cuando el nuevo propietario lo dejó en el establecimiento de nuevo para una reparación, lo volvieron a vender sin su consentimiento.

El 24 de noviembre de 2015, los acusados concertaron un contrato de compra venta de un Range Rover a cambio de 19.000 euros. «Pese a haber recibido el dinero, no llegaron a entregar el vehículo» porque el día 12 de noviembre ya lo habían vendido con anterioridad por 18.000 euros y otro vehículo. Este primer comprador lo había dejado en el taller para arreglos y se quedó sin él por la reventa.

El 1 de febrero de 2016, un nuevo denunciante entregó a los acusados un Volkswagen Passat para su venta y recibió en mayo un cheque sin fondos por 1.8000 euros.

En otra fecha por determinar en torno a junio de 2015, una cliente compró a los acusados un BMW. Cuando el coche, tasado en 6.900 euros, presentó fallos mecánicos lo dejó en el establecimiento porque se encontraba en garantía, pero los acusados lo revendieron sin su consentimiento a otra persona en abril de 2016.ç

Finalmente, en mayo de 2015, otra mujer cliente del establecimiento compró a los acusados un Audi A4 Avant sin saber que sobre el vehículo pesaban dos anotaciones de embargo de 3.222 y 8.750 euros.

El fiscal pide seis y cinco años para dos acusados de estafa en la venta de coches
Comentarios