sábado 21/5/22

El concejal de USE y ex alcalde de Ponferrada, Samuel Folgueral, señala al actual regidor, Olegario Ramón, como el causante del «adanismo» que viene padeciendo el municipio y lo sitúa como heredero de las formas de gobernar de la anterior mandataria municipal, la popular Gloria Fernández Merayo. En una carta abierta difundida ayer, Folgueral dice que siete años lleva Ponferrada siendo víctima «del muy acusado adanismo de Gloria Fernández Merayo primero y de su socio político y heredero Olegario Ramón hasta hoy». Asegura que el objetivo parece ser que nada de lo anterior quede en pie, «con la salvedad de que ni la Sra. Fernández ni su discípulo el Sr. Ramón han venido para construir nada con lo que sustituir la nada que dejó una y dejará el otro».

Señalan desde USE que el último ejemplo de la política destructiva del actual gobierno local es el certificado de defunción del Patronato Municipal de Fiestas «perpetrado esta misma semana». Este Patronato, creado en su día por el alcalde Celso López Gavela como órgano de participación y coordinación sin coste, —a juicio de Folgueral— «molestaba al equipo de Olegario Ramón por lo mismo que otros que también han desaparecido: daba voz a toda la corporación y a diversos agentes sociales y ciudadanos, lo que chocaba con el control férreo y excluyente que un vulnerador de derechos fundamentales pretende para sí».

acabar con la participación

Dice Folgueral que lo importante para este equipo de gobierno es arrasar con la participación y manejar su desidia con puño de hierro: «Es el único plan trazado en su obsesión por dejar huella».

Tampoco se ha salvado el Instituto Municipal para la Formación y Empleo, «caído antes que el Patronato por ser un órgano con participación de todos los partidos presentes en la corporación y cuyas funciones no pueden sustituirse desde la alcaldía por falta de competencias y de competencia, dicho sea de paso». El Imfe, según Folgueral, «era un incordio para Ramón no sólo por ser una herramienta con cierta pluralidad, sino porque además chocaba con su oscura política de personal que nada tiene que envidiar a la de pretéritos gobiernos de la derecha. Y pendientes estamos del órgano unipersonal anunciado para sustituir a Pongesur al coste que sea».

«El adanismo galopante está en todo, desde la estrategia destructiva en la gestión hasta las cosas más pequeñas. Si un alcalde del PP pinta los autobuses, el Sr. Ramón los pinta de otro color aunque sea para dejar el servicio como estaba con un coste muy superior, para que se note que por aquí ha pasado la Nortada. Si Celso López Gavela consiguió abrir el Parque del Temple, el actual alcalde lo arrasa y asfalta para que en el futuro la única sombra sea la de su programa electoral de municipalizaciones de mentira. Si la Noche Templaria era un multitudinario reconocimiento al Castillo como símbolo de Ponferrada, el equipo de gobierno se la lleva al río».

Folgueral lamenta el «adanismo» del alcalde como abanderado de «la nada»