jueves 19.09.2019

Fornela danza entre la fiesta y la lucha contra la infravaloración de la Junta

El presidente de la Diputación insistió ayer en que es un «evento de reconocido prestigio autonómico»

La bandera, la Cruz de Peñalba, el botillo y las danzas del valle de Fornela. Todos ellos son símbolos de un Bierzo con identidad propia, emblemas de una tierra de contrastes que bien pueden verse representados en la diferencia de colores de los atavíos de los danzantes de Trascastro. Unos de blanco (Peranzanes) y otros de negro (Chano), pero todos con un fin común: preservar una tradición ancestral, única e infravalorada, al menos por la Junta de Castilla y León, que se resiste a declarar las danzas de Fornela como un evento de Interés Turístico Regional. Precisamente, en ello volvieron a incidir ayer tanto el presidente de la Diputación de León, Eduardo Morán; como el presidente del Consejo Comarcal, Gerardo Álvarez Courel; y, desde luego, el alcalde de Peranzanes, Vicente Díaz.

 

Como cada 15 de agosto, Fornela vivió su día grande. Por un lado entraron los de Chano y, por otro, los de Peranzanes. Los danzantes llegaron a tiempo a su cita con la Virgen de Trascastro en el santuario que lleva su nombre. El párroco los recibió según lo previsto, después de saludar a las autoridades y antes de la misa y la procesión que culminan con las tradicionales loas. Una fiesta de siglos que desde al año 2005 tiene también tintes reivindicativos, por ese afán de conseguir la declaración de Interés Turístico Regional.

 

«Estamos ante un evento de reconocido prestigio a nivel autonómico, no sólo provincial», dijo Eduardo Morán, minutos antes de que Gerardo Álvarez Courel garantizara que ni el Consejo ni el Ayuntamiento dan la batalla por perdida y volverán a la carga con un nuevo expediente una vez que pase el verano. «Retomaremos la petición conjuntamente para conseguir que estas fiestas sean lo que merecen ser», dijo el presidente de la institución berciana.

 

El máximo responsable de la Diputación fue el mantenedor de la romería de este año en su primera visita oficial a Fornela como presidente provincial. La primera desde la jura de su cargo, pero como alcalde, socialista y berciano han sido muchas las veces en las que Morán ha pisado el valle. Por eso, conoce bien su realidad, sus problemas y sus necesidades y, por ello, el alcalde de Peranzanes no quiso pedirle nada. «El presidente de la Diputación ha venido a este municipio en más de 50 ocasiones», subrayó Vicente Díaz.

 

No hubo demanda pero sí oferta y Eduardo Morán comprometió apoyo para mejorar los accesos a algunos pueblos y reforzar la conectividad a Internet. «Conozco los problemas del municipio, que son los del mundo rural y nuestro objetivo es trabajar para revertir la situación de huida hacia las ciudades y, si es posible, incluso que la gente vuelva los pueblos. Para ello, hay que dotar al medio rural de los mejores servicios, también desde el punto de vista de la cultura y los servicios sociales», apuntó el presidente de la Diputación, quien también inició en la necesidad de garantizar la cobertura sanitaria, aunque esta no se competencia de la institución que dirige.

Gerardo Álvarez Courel, Eduardo Morán y Vicente Díez. L. DE LA MATA.

Fornela danza entre la fiesta y la lucha contra la infravaloración de la Junta