jueves 6/8/20
Ángel González | CIT Santa Marina

«Fuimos pioneros en crear una actividad de turismo ecológico natural»

Ángel González. L. DE LA MATA
Ángel González. L. DE LA MATA

Si Santa Marina del Sil está en el mapa turístico del Bierzo y de la provincia es por Ángel González, que ha peleado durante más de cuatro décadas porque el Festival de la Carpa tuviera voz propia.

—Este año no habrá Festival de la Carpa después de 42 años. ¿Cómo lo están asumiendo? Ha tenido que ser duro.

—Este año, «El año que no pudo ser», por las circunstancias que todos conocemos, lo llevamos mal, no sólo al romper la continuidad de cuarenta y dos años consecutivos y romper con ello la tradición; pero lo sentimos sobre todo por todos esos pescadores de caña, entusiastas del Festival de la Carpa, que han sido los auténticos protagonistas y han mantenido, año tras año, dicha celebración. A ellos les pedimos nuestras mayores disculpas y les haremos llegar momentos de otras ediciones.

—¿Y qué balance hace de tantos años de promocionar la zona?

—Bueno aquí hay mucho que contar. En este momento estamos tratando de hacer un reportaje en el que intentamos dar una visión somera de toda la historia del Festival. Santa Marina antes del pantano. ¿Cómo nació el Festival? Sus años más gloriosos, todos los personajes que han participado en él desde los pescadores, los mantenedores, los cartelistas (42), los colaboradores, las publicaciones a este efecto y por supuesto la organización. Creo sinceramente que fuimos pioneros en crear una actividad de turismo ecológico natural con el Festival de la Carpa.

—¿Qué papel deben jugar en el futuro los CIT?

—Los CIT para el desarrollo del turismo rural son imprescindibles. Ponen en relieve todos esos recursos naturales, medioambientales, tradicionales, de arte, gastronomía, etc., que de otra manera pasarían desapercibidos. Son las únicas asociaciones que se encargan de la promoción de los mismos desde la iniciativa ciudadana. En otras poblaciones de mayor arraigo ya existen oficinas, patronatos u organismos encargados de ello. Pero en el mundo rural somos los únicos.

—¿Son suficientemente apoyados por las Administraciones?

—Lamentablemente nuestros recursos son escasos. Éstos se limitan a las cuotas de los socios, la publicidad en torno a las actividades que hacemos, convocatoria del Ayuntamiento y el convenio entre la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León y la Federación de CITs.

—¿Qué debería cambiar?

—Darles mayor rango en reconocimiento y sobre todo en recursos y sobre todo desde las administraciones más próximas, que a veces son las más distantes, con la implicación de ellas en la gestión y en la aportación de medios. Contar o pedirnos ideas e impresiones a la hora de acometer actuaciones, sobre todo en nuestros ámbitos de actuación.

—¿Qué supone esta sentencia del cartel?

—Desde mi punto de vista supone el reconocimiento, los méritos y la justicia a la autora del cartel y por otra parte un rechazo al intrusismo que no respeta las leyes que rigen estas creaciones tratándose de apropiárselas, sin más. Además también me hace valorar la calidad extraordinaria del cartel, puesto que les ha parecido muy atractivo, de lo contario no lo hubieran elegido.

«Fuimos pioneros en crear una actividad de turismo ecológico natural»