viernes 06.12.2019

La Fundación Las Médulas muestra la nueva cara de los castros tras su recuperación

La Fundación Las Médulas muestra la nueva cara de los castros tras su recuperación

Los castros de Las Médulas se han lavado la cara este verano. Se han quitado de encima la maleza y han fortalecido sus muros para dar una nueva imagen a los centenares de visitantes que cada año se acercan a los yacimientos de Orellán, Borrenes y El Castrelín para conocer el origen de los asentamientos romanos y prerromanos vinculados al trabajo en las antiguas minas de oro.

Los trabajos de limpieza y restauración fueron promovidos a través del convenio que mantienen la Junta y la Fundación Las Médulas, cuya secretaria, Jimena Martínez, explicó que arrancaron en los meses de verano y concluyeron entre septiembre y octubre, con un presupuesto de unos 18.000 euros.

Y es que estos tres castros tienen una gran valor didáctico por ser representativos de cada una de las fases de ocupación de este territorio. Por ello, el equipo del arqueólogo del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Javier Sánchez-Palencia, eligió estos yacimientos para su musealización aunque habían intervenido en muchos otros espacios castreños en la zona.

El arqueólogo de Arantigua, Rodrigo Garnelo, que ha intervenido en la restauración y limpieza de los castros de Orellán y El Castrelín de San Juan de Paluezas, apuntó que este último sería precisamente el más antiguo, un yacimiento prerromano ocupado entre el siglo III y I antes de Cristo. El siguiente sería el castro de la Corona del Cerco de Borrenes, que estaba empezando a construirse cuando llegaron los romanos y obligaron a sus pobladores a bajar al llano, quedando inacabado.

Así, el asentamiento que presenta mayores diferencias es el de Orellán que no es realmente un castro —aunque el cerro elevado en el que se ubica se conoce como El Castro o El Nocellal— porque no tiene muralla ni otro tipo de sistema defensivo. «Es un asentamiento metalúrgico creado por los romanos para trabajar la minería de hierro y hacer las herramientas necesarias para la explotación de oro», aclaró.

La Fundación Las Médulas muestra la nueva cara de los castros tras su recuperación