jueves. 30.06.2022
                      Imagen de la conselleira en la reunión con la Cámara de la Coruña DL
Imagen de la conselleira en la reunión con la Cámara de la Coruña DL

Además de centralizar desde la Delegación del Gobierno en Galicia toda la información del accidente, al depender la A-6 en la zona del viaducto del Castro de la Demarcación de Carreteras de Lugo, las reuniones para establecer ayudas se suceden en la comunidad vecina mientras en el Bierzo y en Castilla y León nadie parece mover un dedo.

La última reunión ha tenido lugar en la Xunta. La conselleira de Infraestructuras y Movilidad, Ethel Vázquez, garantizó ayer que la administración gallega defenderá los intereses del empresariado gallego afectado por el corte de la Autovía del Noroeste. Así lo aseguró en el encuentro que mantuvo con el Comité Ejecutivo de la Cámara de Comercio de La Coruña en la sede de esta entidad.

Vázquez manifestó la gran preocupación del gobierno gallego por lo acontecido en el viaducto del Castro de esta autovía, «que representa uno de los principales accesos a Galicia y cuyo corte, indefinido por el momento en el tiempo, genera un fuerte impacto de tráfico, de seguridad viaria, de ruido y molestias para los vecinos de Pedrafita, de turismo y, sobre todo, económico», dice en una nota. Ante este problema, la Xunta actuará con la máxima lealtad institucional, pero también con la máxima lealtad con los gallegos, «siendo exigentes en relación con la toma de decisiones y la oferta de respuestas». A ese respecto, señaló que «ni Galicia ni la economía gallega pueden cruzar los brazos y esperar a que caiga el viaducto que queda para empezar a buscar soluciones» y añadió que la Administración autonómica trabajará para contribuir a acercar vías de salida a esa situación.

Mientras, en Castilla y León no ha habido ningún movimiento para establecer o pedir ayudas.

Galicia se mueve para pedir ayudas ante un Bierzo callado