sábado. 25.06.2022

El Gobierno casi da por hecho que habrá que tirar parte del viaducto

Reconoce que el vano entre los derrumbes complica la seguridad para estudiar el accidente
                      En la foto, de la semana pasada, se puede ver el vano que sigue en pie, en el centro, y los dos derrumbes a los lados. ANA F. BARREDO
En la foto, de la semana pasada, se puede ver el vano que sigue en pie, en el centro, y los dos derrumbes a los lados. ANA F. BARREDO

El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, señaló ayer que el Ministerio de Transportes analizará las pilas del viaducto derrumbado en la A-6 en Vega de Valcarce para decidir si se tira el vano que queda en pie y saber si los pilares también están afectados. De momento, añadió Miñones, ayer, en Santiago de Compostela, tras reunirse con el vicepresidente segundo de la Xunta, Diego Calvo, siguen los trabajos para determinar las causas del derrumbe y se están estudiando las alternativas para los desvíos.

Pese a estar en territorio berciano, Galicia centraliza desde el primer día toda la información sobre el viaducto del Castro de la A-6, al estar bajo la supervisión de la Demarcación de Carreteras de Lugo.

Aunque no hay una decisión tomada, las declaraciones de Miñones van en la línea de que no queda más remedio que tirar la parte afectada, como defienden algunos expertos. El pasado viernes, durante su visita a la zona, la ministra Raquel Sánchez reconoció que temen que ese vano, entre los dos que se han venido abajo, pueda caerse en cualquier momento.

La idea de derribar toda la zona afectada se abre paso también como medida de seguridad ya que no se puede trabajar en el estudio de las pilas mientras exista la ‘espada de Damocles’ de un tercer derrumbamiento.

Según informa Efe, el delegado del Gobierno en Galicia explicó ayer que, por motivos de seguridad, aún no han podido bajar los técnicos para analizar el estado de los pilares, por lo que hasta que no se pueda hacer ese estudio no se sabrá si el vano que queda en pie se puede tirar o no, ni si están afectadas las pilas que lo sostienen. «En esta línea seguimos y lo importante ahora es dejar a los técnicos trabajar», continuó Miñones, que incidió en la «seguridad» y asumió que las tareas van a «llevar tiempo».

Por ese motivo destacó que es preciso establecer unos desvíos con garantías a través de la carretera nacional N-VI y reforzarlos.

Otro argumento de peso para inclinar la balanza hacia el derribo de toda la zona del viaducto es que la pila que sujeta el tablero que sigue en pie está inclinada como consecuencia del primer derrumbe, el pasado 7 de junio.

Desde la Xunta, ayer, la conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, volvió a demandar al Gobierno «celeridad» para esclarecer las causas del colapso en el viaducto de Castro, en la A-6 a su paso por Vega del Valcárcel y también a la hora de fijar alternativas al transporte en una de las principales arterias de comunicación por carretera con el centro de la península.

En declaraciones a los medios en Madrid, donde participó en una reunión con la presidenta de Adif, la representantes de la Xunta demandó «celeridad» también para fijar alternativas al transporte. «Es lo que nos pide un sector que ya está muy afectado por el precio de los combustibles», aseveró la responsable del Gobierno gallego, que reconoció que se trata de un «tema muy complejo».

El Gobierno casi da por hecho que habrá que tirar parte del viaducto
Comentarios