lunes 25/10/21
Acción social solidaria

Vídeo | ‘El hombre del árbol’ deja el árbol

Francisco Javier Carballo vive ya en una habitación de un establecimiento hotelero de Ponferrada, pagado por un empresario y Cáritas, hasta que la Junta le encuentre plaza en una residencia
 

Llevaba muchos meses viviendo debajo de un árbol, en un jardín municipal del centro de Ponferrada, situado entre una gasolinera y la estación de autobuses. Hoy viernes, después de mucho tiempo, volvió a conocer lo que es tener una habitación a su disposición para dormir, asearse y —en definitiva— vivir  bajo un techo y no a la intemperie. Francisco Javier Carballo abandonaba a primera hora de la mañana el árbol  y fue hospedado en un establecimiento hotelero de la capital berciana.

Un empresario, que está al frente de una multinacional y que ha pedido encarecidamente que no se de a conocer su nombre, es el que a partir de ahora correrá con los gastos temporales de la estancia de este hombre, hasta que la Junta de Castilla y León, a través de la Gerencia Territorial de Servicios Sociales, le encuentre una residencia en la que atenderlo.

A primera hora de la mañana de este viernes 6 de agosto, una responsable de Cáritas, un sacerdote y un periodista acudieron a ver a Francisco Javier al árbol donde vivía y le comentaron de nuevo que tenía ya reservada una habitación  en un establecimiento hotelero de la ciudad. El hombre agradeció la gestión y quedó finalmente hospedado.

Desde Cáritas le facilitarán nueva ropa y también se encargarán de la alimentación. Además, el próximo lunes, una trabajadora social del Ayuntamiento de Ponferrada se encargará del papeleo de atención sanitaria y demás para Francisco Javier. De igual forma, Cáritas también cuenta con una voluntaria que prestará ayuda para acompañar al afectado al médico o en lo que precise como necesidad básica.

A partir de ahora, una vez que Francisco Javier ya ha dejado de vivir en la calle, entrará en acción también la Junta, desde donde han mostrado su disposición de agilizar la localización de una plaza, por tratarse de un asunto de «prioridad social».

Francisco Javier quiso manifestar públicamente su agradecimiento al empresario y a las personas que le han ayudado para sacarlo de nuevo de la calle.

El hombre, en compañía del periodista, recorrió a pie el tramo de calles que distan entre el árbol bajo el que vivía y el recinto hostelero. Francisco Javier apenas llevaba en la mano dos bolsas pequeñas con sus pertenencias. 

Por el camino, el hombre decía que ya no sabía lo que era estar debajo de una ducha. Se mostraba preocupado por el cambio que estaba viviendo y con ganas de mejorar. También comentaba que su vida no ha sido fácil y que ha cometido muchos errores, pero se mostraba esperanzado y decía que todo el mundo merece otra oportunidad. 

Cuando entró en la habitación, se sentó en la cama y dio las gracias por la ayuda. Luego, fue a comprobar cómo funcionaba el mando de la ducha.

Sin reacción de la Alcaldía

Los funcionarios de los servicios sociales del Ayuntamiento y las trabajadoras de Cáritas siguen con su trabajo de forma colaborativa.

Por su parte, desde la dirección política del Ayuntamiento, ni el alcalde de Ponferrada, ni la concejala de Bienestar Social remitieron a este periódico reacción alguna.

Vídeo | ‘El hombre del árbol’ deja el árbol